Economía Nacional Pais

Actividad de la construcción sigue en sus peores niveles desde 2009

En diciembre de 2016 el Índice Mensual de Actividad de la Construcción anotó una caída anual de 4,1%, cifras similares a los que registró hace siete años por efecto de la crisis subprime.

El Índice Mensual de Actividad de la Construcción (Imacon), exhibió una caída anual de 4,1% durante diciembre de 2016, según el informe elaborado por la Cámara Chilena de la Construcción (CChC).

Esta cifra continúa profundizando el descenso registrado el mes anterior (3,9%) y sigue siendo de las más bajas de la actividad sectorial de los últimos siete años, cuando en noviembre de 2009, y por efecto de la crisis subprime, la actividad de la construcción registró un retroceso de 3,8% en doce meses.

Al respecto, el gerente de Estudios de la CChC, Javier Hurtado, afirmó que “tal como lo hemos venido diciendo durante todo el 2016, la actividad de la construcción refleja lo que pasa en diversos sectores de la economía y lamentablemente seguimos siendo testigos de un escaso crecimiento tendencial. Vemos una postura cautelosa por parte de las empresas, de los hogares y de los bancos que, por ejemplo, están más restrictivos en el otorgamiento de créditos, entre otros factores”.

Subcomponentes

La contratación de mano de obra registró en diciembre una caída de 2,2% anual, cifra que no solo es el reflejo de una menor actividad sectorial, sino también de un empeoramiento de la calidad del trabajo. Durante el mes en estudio el empleo dependiente retrocedió 8,8% anual, mientras que los ocupados por cuenta propia se incrementaron en 17,6% en doce meses. Es decir, se incorporaron al sector 29 mil trabajadores independientes (versus 15,2 mil en noviembre).

El índice de ventas de proveedores retrocedió durante diciembre 13% anual, acentuando la tendencia a la baja de su crecimiento interanual observado en los últimos seis meses. Por su parte, el índice de despachos de materiales cayó 5,3% en doce meses, consistente con una menor provisión de barras de acero para hormigón, cemento y fierro respecto de 2015.

La actividad de contratistas generales avanzó 1,6% anual en diciembre, 3,9 puntos porcentuales a su símil observado el mes de noviembre lo que se condice con un estancamiento de la actividad de obras civiles y montaje.

La aprobación de permisos para la edificación continuó retrocediendo tanto en términos anuales como en su evolución mes a mes. Según cifras preliminares, la superficie aprobada para edificación se contrajo 34% anual, luego de que el mes anterior anotara una variación anual de -29,9%.

Regiones

La gran mayoría de las regiones (13) siguió experimentando descensos en su actividad sectorial, resultado que se condice con la menor utilización de insumos para la construcción y la menor contratación de mano de obra.

De acuerdo con el Informe de Percepción de Negocios -construido por el Banco Central a partir de entrevistas-, las empresas consultadas señalaron que en la zona norte las ventas de viviendas nuevas continuaron desacelerándose, especialmente aquellas de mayor valor.

Una base de comparación altamente exigente, condiciones de financiamiento más restrictivas y elevada incertidumbre laboral fueron algunos de los determinantes del magro desempeño del mercado inmobiliario. Así, una fracción de los entrevistados manifestó haber reducido en algo más de la mitad el inicio de nuevas obras, otra parte indicó haber recortado la magnitud de los proyectos en curso y unos pocos paralizaron sus labores. Con relación a las obras de infraestructura, la percepción apuntó a un menor número de licitaciones respecto de 2015.

En la zona centro, la actividad inmobiliaria también mostró cierto grado de deterioro con ventas que fueron menores a las proyectadas por las empresas del rubro. Existe la percepción de un mayor stock disponible para la venta -incluyendo inmuebles adquiridos previamente como inversión- y una reducción de la demanda, en línea con un empeoramiento de las condiciones de financiamiento. En cambio, se preveía que los subsidios habitacionales contribuirían, aunque parcialmente, a impulsar la actividad de la construcción. En materia de obras públicas, los contactados mencionaron la ausencia de licitaciones importantes en los últimos meses.

En la zona sur los entrevistados mostraron preocupación por la escasa renovación de la cartera de proyectos de inversión. En el sector inmobiliario, la menor actividad se asoció tanto a la suspensión de compras terminado el efecto IVA como a una las mayores exigencias de pie para financiar la compra de viviendas. Respecto de la construcción ligada al Estado, la opinión se centró en una mayor lentitud del proceso de licitación de los proyectos.

Fuente: Emol.com

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: