Deportes

ATP Tours: Arremete el “Tanque” Garín

Un saque letal y un revés en posición de ataque son dos de los aspectos en los que el número dos de Chile ha evolucionado durante 2018. No son los únicos.

Christian Garín vivió en Campinas la mejor semana de su carrera profesional. El chileno mostró su mejor nivel en el circuito challenger y prueba de ello es que ganó con autoridad su segundo trofeo tras Lima 2016. El campeonato significó un ascenso al puesto 121 del ránking ATP, la mejor ubicación de su vida. ¿Qué factores mejoró el ‘Tanque’ para lograr la mejor versión desde la etapa junior? Estos fueron los cambios que provocaron el salto del número dos de Chile, que ahora apunta al Top 100.

Saque letal

La cantidad de aces no es el único factor que mide a un buen sacador. Un ejemplo de ello es Christian Garín. Durante su brillante semana en Brasil el Tanque combinó servicios planos, al cuerpo, abiertos con un bote alto y con slice hacia afuera. Todos le dieron resultado: no bajó del 74 por ciento de puntos ganados con el primer saque.

El regreso de la derecha de Roland Garros Junior

Otro aspecto que llamó la atención fue la potencia y ubicación de su drive. Pocas veces jugó corto y le quitó la curva para hacer un movimiento que generara un pique rápido y difícil de contrarrestar. Ha sido el torneo en el que más se ha visto la derecha del Tanque en su etapa como junior, donde ganó Roland Garros en 2013.

Revés para atacar, no para bloquear

Este ha sido uno de los grandes progresos en las últimas semanas. El chileno ha dejado de empujar este golpe o de solo ponerlo en juego para convertirlo en una arma extra de ataque. No solo con winners, sino con aperturas que lo dejan en buena posición para cerrar los puntos en la red o con derechas al lado descubierto de la cancha.

Cabeza firme

No se puede olvidar que el número dos de Chile estuvo a un punto de caer en el debut ante Guilherme Clezar. Salvó un match point con un ace y después elevó de forma notable su nivel, al punto de ganar 10 sets consecutivos. Además, la actitud competitiva la mantuvo durante toda la semana. Desde ganar puntos a pura defensa a salvar juegos interminables con el servicio.

Un patrón de juego ordenado

El nortino partido a partido entiende mejor el juego y los momentos de cada duelo. Está ejecutando la jugada correcta en el tiempo preciso. Ejemplo de ello han sido los drop shots que antes, los utilizaba para cortar de forma abrupta un punto y sin mucha intención. Hoy los realiza cuando el rival está a tres o cuatro metros detrás de la línea de base y fuera de balance, es decir, en una posición muy complicada para contrarrestar un cambio de dirección y velocidad.

Otro ejemplo es el orden para abrir ángulos. Pelotas cruzadas que abran una de las paralelas y luego subir a la red para cubrir y cerrar los puntos con voleas. No ha abusado de aquello, pero sí le da un respiro.

 

 

FUENTE: ASCHILE.COM

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: