Otra

Banco Central acota proyección de crecimiento para 2017 y prevé una mayor contracción de la inversión

En el Informe de Política Monetaria (IPoM), el emisor apoyó sus estimaciones del PIB en un “escenario externo favorable, el fin del ajuste de la inversión minera, la ausencia de desbalances económicos relevantes y una política monetaria claramente expansiva”.

Un aumento del piso en la proyección de crecimiento para la economía chilena presentó el tercer Informe de Política Monetaria (IPoM) del año, entregado este miércoles por el Banco Central.

De acuerdo al documento, la estimación del PIB para el país se situó en el rango 1,25%-1,75% para este año, aumentando el piso de la proyección de junio que estimaba un crecimiento entre 1%-1,75%.

La variación al alza de la base anterior se apoya, según el ente emisor, “en un escenario externo favorable, el fin del ajuste de la inversión minera, la ausencia de desbalances económicos relevantes y una política monetaria claramente expansiva”.

De hecho, el Central advierte que “aunque las cifras de inflación y crecimiento de la actividad se ubicaron debajo de lo proyectado en junio, esas diferencias se deben principalmente a factores transitorios, por lo que ni las perspectivas para la economía en los próximos dos años, ni la orientación general de la política monetaria, difieren mayormente de lo que se había anticipado”.

Para 2018, el ente emisor mantuvo el desempeño del PIB nacional en el rango entre 2,5% y 3,5%. Lo anterior, “de la mano de mejores condiciones externas, al tiempo que la inversión iniciará una gradual recuperación”.

Respecto a la inversión, el IpoM de septiembre prevé que su contracción será mayor a la estimada en el informe de junio, pasando así de una proyección de -0,9% a una de -1,6% en 2017. Para el próximo año, en cambio, el documento estima una inversión de 3,2%.

Inflación y TPM

El IPoM proyecta que el IPC a diciembre de 2017 muestre una leve caída respecto a lo anticipado en los últimos tres informes del ente emisor (2,9%), ubicándolo en 2,4%.

En esa línea, el Central estima que la inflación retorne a 3% en la segunda mitad del próximo año, “en la medida en que sus componentes más volátiles se comporten más acorde a sus patrones históricos y que se confirmen las expectativas que tiene el mercado para los precios internacionales de los combustibles y alimentos”.

Respecto a la Tasa de Política Monetaria (TPM), “se mantendrá expansiva durante todo el horizonte de proyección” y agrega que estará “en torno a sus niveles actuales y comenzará a aumentar hacia su nivel neutral solo una vez que la economía empiece a cerrar la brecha de actividad”.

Sin embargo, el ente emisor destacó que “el Consejo permanecerá atento a desvíos del escenario base que justifiquen movimientos de la TPM”, haciendo alusión a que si se llegaran a materializar bajas en la inflación, se requerirá una profundización de la expansividad de la política monetaria.

Escenarios de riesgo

El IPoM de septiembre, el Banco Central da cuenta que en lo externo se ha ido fortaleciendo un panorama más favorable. De hecho proyecta que el cobre tendrá promedios mayores a los estimados en junio: US$2,75 el 2017 y 2018, y US$2,7 el 2019, lo que fortalecería el peso y bajaría la inflación en el corto plazo.

Sin embargo, señala que “sigue preocupando la respuesta de los mercados financieros a las estrategias de política monetaria de los principales bancos centrales del mundo desarrollado” y, agrega que, la principal fuente de riesgos sigue siendo el desempeño de la economía china y los riesgos políticos en América Latina.

En lo interno, “no se puede descartar que la economía retome mayores tasas de crecimiento más rápido que en el escenario base”, indica el informe y agrega que el escenario de riesgo considera posible que la persistencia de “factores transitorios” que han reducido la actividad y la inflación en los últimos meses, sea distinto de lo previsto.

Fuente: Emol.com

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: