Deportes

Bruno el legado de Senna

El sobrino del fallecido ex campeón de la F1 estuvo de paso en Santiago. Habla de su tío, de su presente y de la Fórmula E, la controversial carrera que se tomó la capital en febrero.

Lleva sobre sus hombros el peso de la historia, de ser familiar de uno de los más grandes pilotos de Fórmula Uno, cuya carrera y vida se vieron bruscamente truncadas justo donde más le gustaba estar. Bruno Senna (34) es sobrino de Ayrton y está orgulloso de portar su apellido. Dice que mantiene consigo su legado.

En estos días compite alejado de la categoría que hizo campeón a su tío y también dejó la tecnología de la Fórmula E. Los Campeonatos de Resistencia (WEC) son ahora su vida. De paso por Chile, en eventos promocionando el McLaren Senna, recibe a La Tercera.

¿Por qué dejó de lado la Fórmula Uno y Fórmula E por la WEC?

La Fórmula Uno es difícil para tener un auto competitivo, a mí me gusta correr no solo para hacer números. Cuando no tienes buenas oportunidades en la F1, preferí hacer otras cosas. El WEC ha funcionado bien para mí, he ganado los dos primeros campeonatos de mi carrera. La Fórmula E es una categoría promisoria que también me gusta.

¿Por que no siguió en la Fórmula E?

Todavía no desarrolla mucho el campeonato. Por el momento es difícil hacer Fórmula E porque tengo una asociación con McLaren y es complicado estar en otro auto de fábrica, pero no se sabe en el futuro.

¿Es mucha la diferencia entre el WEC y la Fórmula E?

Son carreras de estilos diferentes. Cada vez es más importante la eficiencia, la carrera es más mental en la Fórmula E, de estrategias con la energía del auto. Quizás en el futuro sean más similares.

¿Qué es lo más difícil en una carrera?

Son tantas cosas, las carreras son como organismos, están vivas. Muchas cosas pasan fuera de tu control, tienes que hacer el máximo para adaptarte a las condiciones.

¿Vio la carrera de febrero en Santiago?

Sí, estuvo bien, al público le gustó la carrera. Es algo muy diferente a lo que se hace en Chile, donde no hay muchas competencias de autos. La Fórmula E abre la oportunidad porque no tiene ruido, puedes hacer carreras dentro de la ciudad que no es posible con autos a combustión.

¿Es una buena forma para fomentar el automovilismo?

Pienso que sí. Además porque en toda Latinoamérica hay categorías de automovilismo. Si no tienes en Chile, puede ser Argentina, Brasil o después Europa. Las carreras eléctricas también, quién sabe si el automovilismo se hace más popular.

Considerando que también hay ciudadanos que se quejan, ¿es una buena inversión traer una carrera así?

Siempre que haces un evento que interrumpe la ciudad a alguna gente no le gusta. La parte importante de la Fórmula E es que promueve las tecnologías limpias. En Santiago hay mucha polución por estar en un valle, así que si tienes más autos eléctricos, la ciudad mejora y la salud también. Tiene un mensaje con mucha importancia.

Usted se inició en el karting, ¿influyó su familia?

Mi abuelo me inició, también como lo hizo con Ayrton, es muy apasionado por los autos. A los cinco años ya estaba en el kart, pero nunca competí. A los 10 mi tío murió y tuve que parar de hacer carreras. Empecé de nuevo cuando tenía 20, pero en autos. Fue un gran salto y me fue bien con buenas actuaciones.

Paró después de que falleció su tío y al año siguiente por la muerte de su padre. ¿Pensó que su carrera seguiría a lo que es hoy?

No, por un tiempo había desistido completamene. Ya cuando tenía 18 años ya se hacía imposible no hacer carreras, pero con mis amigos, y ellos tenían éxitos en sus competencias, pero yo era competitivo con ellos.

¿Es una responsabilidad mayor llevar el apellido Senna?

Sí, porque tengo un legado que debo cuidar, represento mucho la imagen de Ayrton. También la fundación que tenemos en Brasil, es importante no hacer cosas malas con el nombre, porque acarrea mucho peso.

¿Su tío influenció mucho su posterior carrera?

Y es una influencia todavía muy grande. Su filosofía, métodos de trabajo, estilo de vida… siempre me inspiró. Todo el tiempo recuerdo cómo pasaron las cosas. La familia aún es muy cercana, con una filosofía de vida parecida. La imagen de Ayrton es muy fuerte hoy como en años atrás.

¿Recuerda qué hacía el día del accidente?

Estaba con mi familia mirando la carrera, siempre nos reuníamos a mirar. Era un niño de 10 años que pensaba que su héroe era inmortal. No fue rápido de aceptar, pero era un niño, si hubiese sido más viejo hubiese sido peor, pero nunca fue fácil.

¿Le gustaría que se hablara solo de usted, separando a Bruno de Ayrton?

No, para mí es importante que las personas continúen teniendo a Ayrton presente, porque estamos aquí para representar su imagen, que todavía es muy fuerte. En un mundo con tantos medios masivos, es más difícil para los niños saber de él. Por eso me pone contento que todavía le den importancia.

 

FUENTE: LA TERCERA

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: