Nacional Pais

Casi 5 mil multas en el primer mes por límite de velocidad de 50 km/h

Autoridades analizan los resultados del primer mes de la medida, que redujo la velocidad en zonas urbanas.

Hace un mes exacto comenzó la puesta en marcha de la ley que redujo a 50 kilómetros por hora la velocidad máxima permitida para vehículos en zonas urbanas, que busca disminuir la cantidad y la mortalidad de los accidentes vehiculares en Chile.

A 30 días de su inicio, las autoridades tienen los primeros balances sobre el tema. De acuerdo a cifras de Carabineros, durante los primeros 15 días desde la implementación -el 4 de agosto pasado-, se registraron un total de 3.629 infracciones a vehículos por velocidad mayor a 50 km/h. Y, de acuerdo al Ministerio de Transportes, la proyección de multas de este mes es de 5 mil.

Todas presenciales, cursadas por carabineros en la calle. “Nos parece que es un buen comienzo, porque hemos podido detectar todos esos casos. En la medida que nosotros identificamos esos casos, también empieza a generarse más conciencia”, señaló la jefa de la cartera, Gloria Hutt.

La secretaria de Estado agregó que espera que durante los próximos meses esa cifra de multados se reduzca. Según experiencias previas, como la fiscalización de la circulación de vehículos en pistas destinadas para el transporte público, Hutt dijo que “en la medida que la gente va cambiando su comportamiento, el número de multados decrece y el efecto se logra”.

Según el secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Seguridad del Tránsito (Conaset), Luis Stuven, la implementación es “lenta, porque si no viene aparejada una fiscalización, está demostrado que el cambio no se realiza de manera rápida. La reducción de velocidad en zonas urbanas es necesaria, pero siempre acompañada por una educación y fiscalización sistemáticas”.

De acuerdo a la Conaset, desde que se aumentó la velocidad en 2002 ha crecido un 25% el número de fallecidos por accidentes de tránsito. Sumado a lo anterior, recalcan que un 90% de las personas sobrevive al ser atropellado por un vehículo a 30 kilómetros por hora; mientras que un 20% sobrevive cuando un vehículo se desplaza a 50 kilómetros por hora. Cuando la velocidad de impacto es de 60 kilómetros por hora, las posibilidades de sobrevivencia se acercan a un 10%.

Por otro lado, la señalización de tránsito debe ser modificada, pero no todas las comunas lo han hecho de acuerdo a la entrada en vigencia de la normativa. “Lo que se ve es una mayor renovación de las señales de tránsito en las comunas con mayores recursos, pero en otras la señalización deja mucho que desear”, indicó Stuven.

Las autoridades advirtieron que los resultados aún son muy preliminares para sacar conclusiones definitivas. Sin embargo, tanto Hutt como Stuven realizaron un ejercicio personal: conducir a 50 km/h. Y los resultados variaron. Stuven cree que se ha tomado conciencia; Hutt, en tanto, opinó que en horario valle en las grandes avenidas circulan muchos vehículos a exceso de velocidad.

De los multados, solo la Región Metropolitana registra 661 infracciones, lo que representa un 18% del total nacional. En esta zona las prefecturas que más sanciones tienen son las de Cordillera (comunas del sector suroriente de la capital) y la prefectura Occidente (donde están las comunas de la zona norponiente de Santiago).
Biobío es la segunda región que registra más multas por este motivo, con un total de 319. La tercera región que vio más infracciones durante las primeras semanas de agosto fue la de Los Lagos, con un total de 268.

CATI

El proyecto de Centro Automatizado de Tratamiento de Infracciones (CATI) está actualmente tramitándose en el Congreso. La idea es que sea un método de modernización del sistema de fiscalización vehicular, con cámaras instaladas en los puntos identificados de mayor riesgo de accidentes de tránsito.

De acuerdo a la ministra Hutt, esta iniciativa “nos va a permitir ampliar mucho más la cobertura de fiscalización, sin tener que depender de la disponibilidad, por ejemplo, de Carabineros en los lugares donde están controlando”.

Desde Conaset esperan que, con la implementación del CATI, “los ingresos que eventualmente puedan tener las municipalidades más pobres, sea destinado en seguridad de tránsito”.

 

 

FUENTE: LA TERCERA

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: