Región

CChc y autoridades analizan efectos de la reforma laboral en la Construcción

Según el gremio la medida de ampliar la negociación colectiva a trabajadores por obra o faena provocará graves efectos en las empresas de menor tamaño del rubro, las que entregan el 81% del empleo sectorial a nivel nacional. Para los empresarios de la construcción las particularidades de esta actividad justifican que deba mantenerse un estatuto laboral diferenciado.

 

El presidente de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) Concepción, Francisco Espinoza junto al seremi del Trabajo y Previsión Social de la región del Biobío, Iván Quintana encabezaron un diálogo con empresarios de la construcción y autoridades locales que buscó analizar las modificaciones que tendrá el Código del Trabajo y el nuevo escenario laboral que se plantea para el sector, en especial para las pequeñas y medianas empresas del rubro, las que entregan el 81% del empleo en la construcción a nivel nacional, es decir, alrededor de 500 mil puestos de trabajo.

 

El diálogo contó además con la participación de los senadores Jacqueline van Rysselberghe y Alejandro Navarro, quienes compartieron con los empresarios su postura respecto al proyecto de Reforma Laboral que actualmente se encuentra en discusión en la comisión de Trabajo del Senado.

 

El dirigente del gremio local explicó que la construcción es una industria altamente atomizada y que presenta características propias, que no permiten asimilarla a otros sectores, con obras de corta duración, contratos a suma alzada y una relación laboral acotada en el tiempo, lo que explica la baja presencia de sindicatos; factores que de acuerdo a la CChC justifican que deba mantenerse un estatuto laboral diferenciado.

 

Espinoza señaló que las empresas más afectadas con esta medida no serán las grandes constructoras, que ya negocian colectivamente o tienen más factibilidades para adaptarse. “Las más perjudicadas serán las pymes de la construcción, que podrían ir quedando fuera de mercado, poniendo en riesgo la estabilidad laboral de sus trabajadores”, recalcó.

 

Pymes, las más afectadas

 

El programa del encuentro denominado “El mundo de la construcción y el nuevo escenario laboral”, comenzó con la presentación del gerente de Estudios del gremio, Javier Hurtado quien explicó que la medida de ampliar la negociación colectiva a trabajadores por obra o faena provocará graves efectos en las empresas de menor tamaño del rubro, así como en las oportunidades laborales para los trabajadores.

 

Esto, según Hurtado, porque la iniciativa no recoge la naturaleza de la actividad, que es eminentemente transitoria, y cuyos proyectos en promedio no duran más de 12 meses. “La mayoría de las obras se ejecutan bajo la modalidad de suma alzada, lo que significa que las constructoras se comprometen por contrato a realizar el trabajo a cambio de una suma total y en un plazo acotado, lo que obliga a evaluar de manera anticipada los costos y llevar un control estricto de ellos”.

 

De acuerdo al ejecutivo como la relación laboral es acotada en el tiempo, la presencia de sindicatos en el sector es muy baja. “Hoy los trabajadores negocian permanentemente sus condiciones laborales y salariales, lo que les permite estar acorde a los parámetros actuales del mercado”.

 

Hurtado cree que de avanzarse en esta línea, los sindicatos tendrán mucha capacidad de presión, lo que provocará un aumento artificial de los sueldos, independiente de las condiciones y realidad económica de cada empresa, “con ello las pymes del sector, comenzarán a quedar paulatinamente fuera de mercado, perdiéndose puestos de trabajo y afectándose a personas con baja capacidad de reconversión laboral”.

 

Puntos de vista

 

A continuación fue el turno del seremi del Trabajo y Previsión Social de la región, Iván Quintana, quien hizo hincapié en señalar que con la Reforma Laboral el Gobierno busca generar mayor equilibrio entre las partes, modernizando el sistema de relaciones laborales y permitiendo avanzar a través del diálogo, lo que se traducirá en mejores oportunidades para trabajadores y empleadores. “En esta línea es fundamental la titularidad sindical, el piso de la negociación y la prohibición de reemplazar a los trabajadores en huelga”, enfatizó Quintana.

 

Para cerrar la jornada los senadores Alejandro Navarro y Jacqueline van Rysselberghe plantearon su postura sobre esteproyecto de ley que moderniza el sistema de relaciones labores introduciendo  modificaciones al Código del Trabajo.

 

Fuente: Equipo de Prensa Carta Abierta.

 

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: