Nacional Pais

CEO de empresa dueña del “SuperTanker” dice que informe de Conaf “es solo para justificar rechazo”

James Wheeler niega que operación del Boeing 747 obligara a que las demás naves permanecieran en tierra, como plantea la corporación.

El estadounidense James Wheeler, CEO de Global Super Tanker, tiene algo más que claro a casi cinco meses de que el Boeing 747 de su empresa ayudara a extinguir los incendios forestales que arrasaron casi 468 mil hectáreas en Chile: dice que si se le pregunta a la gente afectada por el fuego, “encontraría una efectividad mucho mayor que la que describe ese informe”.

“Ese informe” al que alude es el estudio de la Corporación Nacional Forestal (Conaf) sobre el desempeño de recursos aéreos -aviones y helicópteros- utilizados en esa emergencia.

Según dicho análisis -divulgado después de que la Conaf asegurara que “no dispone de informes de eficiencia de cada una de las aeronaves”-, la eficacia del SuperTanker fue de 13,6%, casi 20 puntos menos que la del Ilyushin-76 ruso (ver infografía).

“No concuerdo en lo absoluto con esa afirmación. Por cierto, me gustaría ver los datos recogidos por Conaf”, señala Wheeler a El Mercurio.

A su juicio, el reporte “es solamente un esfuerzo de la Conaf para justificar su rechazo a llamar al SuperTanker desde el inicio (de los incendios). Hemos ayudado a la gente de Chile, y siempre estaremos orgullosos de nuestro trabajo junto a nuestros valientes compañeros, los bomberos. Juntos fuimos un equipo altamente efectivo”.

En tanto, Lucy Avilés Walton, quien donó gran parte de la operación de la aeronave, dice: “Cumplimos con el objetivo que era colaborar (…). Como fundación, estamos tranquilos y supimos que el avión iba a ser una ayuda más”.

Otro aspecto cuestionado por la Conaf es el espacio aéreo restringido. Plantea que el Super Tanker requería un radio libre -al que denomina despeje- de 10 millas mientras estuviera lanzando agua y que el resto de las aeronaves debía permanecer en tierra, lo que “significó el retraso en la operación de las aeronaves que se encontraban combatiendo el incendio por, a lo menos, 30 a 40 minutos”.

“No es cierto que las demás aeronaves deban estar en tierra”, replica Wheeler. “Sí exigimos que el área de tráfico donde vamos a volar en un incendio debe estar despejada de otras aeronaves, por razones de seguridad. En promedio, estamos en el área de tráfico de incendio entre siete y diez minutos”, concluye.

Fuente: Emol.com

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: