Política

Chahuán resalta en sus memorias que persiguió al máximo nivel a delincuentes de “cuello y corbata”

Libro institucional se entregará hoy en la ceremonia de cuenta pública con la que el fiscal nacional inicia el cierre de su gestión.

En 180 páginas, el fiscal nacional Sabas Chahuán, condensa los hitos, cifras y avances más importantes que, a su juicio, logró el Ministerio Público durante sus ocho años de  gestión.

El libro titulado “Fiscalía de Chile, 2007-2015”, y que se presenta como las memorias institucionales del periodo de Chahuán al mando de la Fiscalía, será entregado hoy a los más de 250 invitados que asistirán a la sede de Santiago del Congreso Nacional para presenciar  la última cuenta pública del mandato de Chahuán. Entre los invitados a la ceremonia figuran la Presidenta Michelle Bachelet, ministros y parlamentarios.

En las primeras páginas del texto -al que tuvo acceso La Tercera- aparecen fotografías de los cinco persecutores que hoy llevan adelante tres de los casos  que conmocionan a la opinión pública: Emiliano Arias y Carmen Gloria Segura (a cargo del caso SQM), Pablo Norambuena y Carlos Gajardo (caso Penta) y Ximena Chong (quien investiga Corpesca).

Las imágenes anteceden un capítulo destinado a destacar los hitos de la persecución penal desarrollada por las fiscalías. Y donde Chahuán incluyó un apartado especial para resaltar la labor realizada en casos de corrupción.

Sin hacer referencia a ninguno de las investigaciones en particular, en el escrito se señala que el fiscal nacional puso en su gestión énfasis en  “haber perseguido al máximo a delincuentes de ‘cuello y corbata’”.

“El fiscal nacional Sabas Chahuán estableció como uno de los pilares estratégicos de su gestión, la investigación y sanción de los hechos de corrupción”, dice el texto. Y agrega más adelante: “Para el Ministerio Público no sólo es sumamente importante investigar aquellos delitos que afectan a la gran mayoría de los chilenos, en que se afecta su vida, su salud o su bienes, sino que también se ha relevado a un máximo nivel la persecución penal de los delincuentes de cuello y corbata”.

En sus memorias institucionales Chahuán justifica la importancia que le ha asignado a la investigación de estos delitos sin importar el cargo que desempeñen los responsables. “Los hechos de corrupción provocan un gran impacto en la comunidad y, por tanto, la rigurosidad y severidad exigidas por el fiscal nacional, dan cuenta del compromiso de la fiscalía con el principio de la igualdad ante la ley, investigando a todos aquellos que resulten responsables sin importar la investidura de quienes cometen los ilícitos”, señala el documento.

La última etapa de gestión del fiscal Chahuán, se ha visto marcada por casos que involucran a conocidos empresarios, dirigentes políticos, parlamentarios e, incluso, miembros de la familia de la Presidenta Bachelet. En ese sentido, en sus memorias Chahuán también destaca que la fiscalía está consciente de que el fenómeno de la corrupción “trae aparejado graves consecuencias para una sociedad, como son las distorsiones a la competencia, la afectación al desarrollo económico y la disminución de la confianza de la ciudadanía en las instituciones públicas, con la consiguiente desvalorización del Estado de Derecho y la democracia”.

Chahuán, eso sí, hace hincapié en que el número de estos delitos es bajo en relación al total de casos que ve la fiscalía. Sólo el 0,1% de las causas que ingresan al Ministerio de Público.

Aún así, en el libro, el fiscal hace mención a tres instructivos relacionados con la persecución de delitos de corrupción, despachados bajo su gestión a todos los fiscales del país.

El primero fue elaborado en el 2009  y establecía criterios de actuación, incentivando la utilización de medidas intrusivas como la interceptación telefónica o el levantamiento de secreto bancario. Luego en el 2013 -dice el texto como segundo oficio- “se innovó en la regulación de las relaciones interinstitucionales entre los fiscales y el Consejo de Defensa del Estado”.

Y el tercero -evacuado en el  2014-, establece que los casos de cohecho transnacional “son investigaciones de alta complejidad y, por lo tanto, serán asumidas por el fiscal regional que corresponda”.

En el libro, Chahuán también destaca como hitos de su gestión el proyecto de fortalecimiento del Ministerio Público, que significó aumentar  en 577 nuevos funcionarios, que incluye a 122 nuevos fiscales. Además, resalta la construcción de un nuevo edificio institucional  y la  atención a víctimas, cifrada en 248 mil personas entre 2010 y 2015.

Hitos en delitos económicos

En otro apartado dentro del libro, Chahuán da cuenta de los logros en materia de delincuencia económica compleja, aseverando que se pudo obtener “importantes resultados a nivel jurisprudencial”.

“Destacan las condenas en los delitos contra el Mercado de Valores”, dice el texto, refiriéndose a las primeras sentencias  por delitos de uso de información privilegiada y manipulación bursátil logradas desde la puesta en marcha de la reforma procesal penal y conseguidas el 2009 en el caso Schwager, que involucró al empresario Víctor Ojeda.

El escrito recuerda las condenas por “entrega de información falsa al mercado pronunciadas en 2014 en el caso La Polar”. Y la “dictación de la primera condena en Chile por delito de uso indebido de custodia en el caso Serrano”, dice, aludiendo a las penas de 15 años  para Tomás Serrano y de 11 años para Jorge Fuenzalida.

 

Fuente: La Tercera.

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: