Economía

Chile también gana la Copa América Bursátil.

Índice compara los rendimientos anuales de los mercados de valores de los principales países de América Latina con el de un índice de referencia mundial de cada país.

Chile no solo disfrutó el haber conseguido por primera vez la Copa América de fútbol. Esto porque durante el primer semestre de 2015 el país también ganó la Copa América Bursátil (CAB) que elabora el Centro de Investigación en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella, en Argentina.

El índice compara los rendimientos anuales de los mercados de valores de los principales países de América Latina con el de un índice de referencia mundial de cada país. “Gana el torneo” aquel que superó a su índice mundial de referencia por un margen mayor, el que supera con creces a su índice es el que ha tenido la máxima mejora en las expectativas de los inversores. En definitiva, valores positivos indican una mejora y valores negativos indican un empeoramiento de las expectativas.

Chile se ubicó primero, con una apreciación del 6,6% sobre su índice de referencia mundial, seguido por Argentina, que registró un alza de 4,7% y de México, con un 3,7%. Es decir que en los tres países hubo una gradual mejora de las expectativas de los inversores comparado con fines de 2014. Por el contrario, tanto Perú como Brasil y Colombia retrocedieron, un 3%, 3,7% y 13,7% respectivamente.

Tal como señalaron en Di Tella, el índice de referencia mundial mide cuánto valor accionario se creó en un país con una estructura sectorial bursátil similar pero no sujeto a los vaivenes locales; una aproximación a la bonanza global o viento externo que afecta a dicho índice nacional.

El CAB mide las expectativas de los inversores y cómo ellas van cambiando en distintas circunstancias políticas y económicas, un dato que desde esta semana va a formar parte de los índices que publica la Universidad. No obstante, también insistieron desde Di Tella que el índice apunta a medir el cambio en las perspectivas de los inversores, en consecuencia, “sus resultados no deben interpretarse como un estimador del desempeño económico”.

“El valor de las empresas negociadas en bolsa es un termómetro razonable de las expectativas de los inversores ya que el precio de un activo financiero refleja esencialmente los flujos de pagos futuros que se espera que éste genere a lo largo de su vida”, agregaron.

A nivel regional, el retorno real promedio de los países analizados fue 0,3% negativo. Dicho retorno se compara con 0,1% negativo para el promedio de sus índices mundiales de referencia. Esto significa que la región ha tenido un desempeño apenas inferior al del resto del mundo.

“No vivimos en tiempos de viento de cola, como fue gran parte de la primera década del siglo, pero tampoco de fuertes vientos de frente como fueron 2008, 2012 y 2013”, dijeron desde la universidad.

 

Fuente: Diario Financiero.

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: