Pais

Codelco prepara ajustes para su plan de inversiones

La minera estatal enfrentará una nueva junta de accionistas a fin de mes o inicios de agosto. El gobierno le pidió más claridad en su plan de inversiones por US$25 mil millones y la firma evalúa cambiar prioridades: una podría ser construir una planta desalinizadora en el norte.

Intensos serán los próximos días en Codelco. La minera estatal se está preparando para enfrentar una nueva junta de accionistas, solicitada por el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés. La fecha no está definida, pero se espera que ocurra a fin de mes o inicios de agosto. Para llegar bien preparada a la cita, la firma está acelerando el “ajuste” a su plan de inversiones, programa que contempla desembolsar US$ 25.149 millones entre este año y 2019.

Dada la inminencia de la junta, los ejecutivos de la cuprera no se han referido oficialmente a los US$ 225 millones que el gobierno autorizó la semana pasada como capitalización, aun cuando la cifra es menor a los US$ 1.050 millones solicitados. En la empresa plantean que es prematuro hablar del tema y la diferencia de montos, dado que todavía se encuentran en fase de definiciones y no hay total claridad respecto de en qué invertirán los recursos este año.

Agua: la prioridad

El plan de inversiones de Codelco contempla una mina subterránea en Chuquicamata, construir un nuevo nivel en El Teniente y expandir Radomiro Tomic (RT) para explotar sus sulfuros. También, desarrollar una nueva mina en El Salvador y expandir Andina, hasta lograr las 600.000 toneladas de cobre fino al año. Mientras aquello sucede, la compañía está construyendo el proyecto traspaso Andina, que estará operativo en 2019, para mantener la producción de la división ubicada en Los Andes.

En este nuevo análisis de la firma, y que debería definirse en las próximas semanas, podrían variar las prioridades de inversión. Para fines de este año, la compañía tenía contemplado iniciar las obras tempranas de Radomiro Tomic Sulfuros, pero su tramitación ambiental se está complejizando, explica el vocero del Sindicato Número Uno, Jaime Graz. La iniciativa está cumpliendo con el Convenio 169 de la OIT referido a conversar con los pueblos originarios impactados por la iniciativa, por lo que la aprobación podría tomar más tiempo del contemplado.

Por eso, Codelco podría retrasar estas obras, pero no la construcción de la planta desalinizadora de 1.600 litros por segundo contemplada para la expansión de Radomiro Tomic.

La decisión se tomaría así, explica un alto ejecutivo de la estatal, porque los requerimientos de agua en las operaciones del norte son urgentes. “El invierno boliviano fue muy seco este año y eso causó problemas en las operaciones del norte”, afirma. La misma fuente precisa que si la situación se repite, deberán suspender algunas operaciones relevantes del norte. “Por eso, se hace urgente avanzar en la planta de agua, sacarla del proyecto de Radomiro Tomic y que avance más rápido. Ahora, cuántos recursos se van a destinar, aún está en análisis”, dice.

Otro cambio en estudio sería darles un carácter más urgente a las inversiones que la estatal debe hacer en sus fundiciones para cumplir con la nueva norma de emisiones que regirá desde 2018. Una de las opciones que analiza la cuprera es construir nuevas operaciones en el mismo terreno donde ya opera fundiciones y, luego de eso, cerrar las antiguas. Esto se podría hacer en Chuquicamata y en  la fundición Potrerillos de Salvador. “Esta alternativa es más rentable que tratar de modernizar las operaciones ya existentes, porque son muchos los recursos que hay que invertir para cumplir con las exigencias”, acota la fuente.

La claridad en las inversiones es fundamental para el análisis que el gobierno está haciendo para ver si durante el segundo semestre le inyecta a la corporación los recursos restantes, cifrados en US$ 800 millones. “Los aspectos que se analizarán para los nuevos aportes a la compañía fundamentalmente son el avance físico y financiero de las inversiones efectuadas durante el año por la estatal en los proyectos estructurales y en los otros proyectos también”, aclara la ministra de Minería, Aurora Williams (ver entrevista).

El riesgo fiscal

Aunque la secretaria de Estado descarta que el actual escenario económico  influirá en la capitalización de la minera, en Teatinos 120 la visión es distinta. En el informe que presentó el lunes pasado el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, en la Comisión Mixta de Presupuestos, no sólo recortó la estimación de crecimiento a 2,5%. También ajustó a la baja todos los supuestos macroeconómicos, incluido el precio promedio del cobre, desde US$ 3,12 la libra contemplados en el Presupuesto 2015 a una nueva cifra de US$ 2,75 la libra. En la presentación también se analizó la situación de Codelco y que los ingresos por cobre bruto (que la minera aporta al Fisco) caerán 49,4% este año respecto de 2014, llegando a US$ 1.130 millones. Si es así, la firma aportaría apenas 2,2% a los ingresos totales del Fisco, lejos del 15% que tenía hasta el año pasado.

En Hacienda no están satisfechos con los resultados de la principal empresa pública y por eso evalúan establecer un mecanismo de control sobre la minera. El diputado DC de la Comisión de Hacienda Pablo Lorenzini explica que no corresponde inyectar recursos a la minera si sus resultados no son los estimados. “La compañía no está cumpliendo las metas. Lo que se espera es que tenga resultados más positivos, pero en el gobierno se tiene la sensación de que esto no es así. Por eso, la vamos a mirar con lupa”, adelanta.

La administración había sincerado sus resultados. A fines de mayo, el presidente ejecutivo, Nelson Pizarro, anunció que el escenario de excedentes se tornaría complejo y se agudizaría con los años, siendo el 2017 el peor (ver infografía).

Alto endeudamiento

Lorenzini apunta a que en el cónclave de la Nueva Mayoría, el 20 de este mes, debido a la crudeza del ciclo económico y la estrechez fiscal, se establecerán prioridades para el Fisco y Codelco podría no entrar. Eso explica que el gobierno haya decidido que este año la minería emita deuda por US$ 2.500 millones, como confirmó Williams esta semana.

La noticia sorprendió en la estatal, donde ni ejecutivos ni directores tenían esa información. Pero aclararon que la empresa tiene articulado un equipo encargado del análisis constante del mercado financiero para salir con emisiones de deuda cuando existan buenas condiciones. Aclaran, en todo caso, que las condiciones aún no se generan, por lo que no hay una decisión sobre las fechas.

En Teatinos 120, sin embargo, aseguran que mientras el ciclo económico y las finanzas públicas se recuperen, Codelco materializaría sus inversiones principalmente vía endeudamiento. En el Plan de Negocio y Desarrollo Minero (PND) 2015, la minera contempla fuentes de financiamiento que en un 63% provendrán de recursos propios, 22% vía deuda financiera y 15% vía recursos propios (ver infografía).

Ir por más deuda en Codelco es una decisión compleja, dada la situación de China y el desplome de su mercado de capitales. El cuadro es preocupante, dice el gerente de Estudios de la Sonami, Alvaro Merino, porque China capta el 50% de la demanda mundial de cobre. “De agudizarse el cuadro y afectar el precio del cobre, el impacto para Chile será significativo: por cada centavo de dólar promedio anual que baja el precio, el país deja de percibir  US$ 128 millones por concepto de exportaciones y el Fisco, unos US$ 60 millones”, explica.

También es complejo el nivel de deuda de la minera, por unos US$ 13 mil millones. Juan Carlos Guajardo, director ejecutivo de Plusmining, dice que “la estatal consistentemente ha tenido un nivel de deuda más alto que sus pares”, y que medido por el ratio de pasivos sobre activos totales “ha estado entre 20% y 80% por sobre el promedio de sus pares más relevantes en los últimos años”.

¿Qué tan expuesta queda la cuprera con ese nivel de deuda? Guajardo comenta que el plan de la firma es cuantioso y coincide con un deterioro del ciclo económico mundial, lo que disminuye los recursos del Estado para financiar a sus empresas y es probable que también afecte los mercados de deuda del mundo. “Es previsible que le costará más trabajo a Codelco lograr acceder a las fuentes de financiamiento que tiene consideradas”, señala.

En Standard & Poor’s (S&P), una de las clasificadoras de riesgo que evalúan a la empresa, están tranquilos. Diego Ocampo, especialista de la firma, aclara que para que Codelco pierda el investment grade (grado de inversión) debiera bajar cuatro peldaños desde su calificación actual (AA-) y asegura que es poco probable que ocurra. Sí podría perjudicarla, añade, que haya presión en la calidad de crédito de Codelco hacia 2016, por el menor nivel de precios y el fuerte plan de inversiones, aun asumiendo que el gobierno capitalice a la estatal. “Esto podría gatillar en una baja de la calidad individual de Codelco, pero no así de los ratings por el factor de apoyo que tiene de parte del Estado”, sostiene.

Fuente: La Tercera.

 

 

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: