Opinión

Desafíos pendientes de la ley de inclusión laboral

A un poco más de un año de la promulgación de la ley 21.015, es importante avanzar en su implementación efectiva. En concreto se dictamina a las empresas con más de 100 trabajadores contratados, tener al menos el 1% de la dotación con alguna situación de discapacidad o con pensión de invalidez. Recientemente comenzó a regir esta normativa para entidades públicas y empresas de más de 200 trabajadores pese al avance que implica contar con este soporte legislativo, el gran desafío es reconocer el estado de discapacidad independiente de la situación de trabajo y de ingreso, pues discapacitado no quiere decir imposibilitado de trabajar. Los resultados del II Estudio Nacional de la Discapacidad revelan el 22,4% de la población adulta de la región del Biobío se encuentra en situación de discapacidad, proporción más alta que el promedio nacional (20%).

Otro desafío es empoderarse para aceptar las nuevas oportunidades que se vienen con los derechos y deberes que conlleva una ley de esta índole, especialmente considerando que un ambiente laboral inclusivo se consolida cuando todos sus trabajadores son apreciados y tratados de manera justa y respetuosa, teniendo igual acceso a oportunidad y recursos y teniendo en cuenta que no existe impedimento para que puedan colaborar en el éxito de la organización.

Jaime Hermosilla Pereira

Ingeniero Comercial Mención Administración

Contador Público y Auditor

M.B.A

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: