Nacional Pais

Deuda externa del sector público aumentó un inédito 34% en 2017

Este endeudamiento llegó a US$ 47.344 millones, en gran parte dado el avance de 74% anual del gobierno general. El incremento se debió principalmente a la importante compra de títulos de deuda por parte de no residentes.

El sector público -compuesto por el gobierno general, las empresas públicas, BancoEstado y el Banco Central- anotó el crecimiento más importante de su deuda externa desde que existen registros del ente emisor (2003), tras crecer 34,1% frente al cierre de 2016, totalizando US$ 47.344 millones.

Detrás de este incremento, el principal “impulsor” fue el gobierno general -que reúne al gobierno central, municipalidades y universidades-, ya que los US$ 19.421 millones de deuda externa que registró en diciembre de 2017, implicó un alza de 74% frente al mismo mes de 2016, siendo otro máximo histórico desde 2003.

Con esto, y previo a que la Dirección de Presupuestos dé a conocer su informe definitivo de la deuda bruta del gobierno central al cierre de 2017 (el 29 de marzo), el dato publicado por el BC de deuda externa ya adelantó parte del endeudamiento bruto a la fecha, considerando que la deuda externa representa en torno a un 20% de la deuda total, siendo el resto deuda interna.

Apetito por deuda

La duda que surge, viendo estos récord de endeudamiento, es por qué se dio este fuerte crecimiento de la deuda externa del gobierno general desde mediados de 2017, considerando que no se emitieron bonos soberanos en el período.

Según agentes del mercado, la razón principal es que hubo un fuerte movimiento de los títulos de deuda del mercado local y externo que pasaron a manos de no residentes, lo que tendría relación con el atractivo de la economía local acorde a las expectativas a futuro.

Así, si bien en mayo de 2017 los títulos de deuda en manos de no residente alcanzaban US$ 11.998 millones, en diciembre este monto alcanzó US$ 18.886 millones (57% de crecimiento), explicando la totalidad del movimiento de la deuda externa.

Como lo planteó Jorge Lorca, economista senior de Banchile Inversiones, “los datos del Departamento del Tesoro de EE.UU. muestran un incremento de las ventas locales de bonos a residentes norteamericanos en la segunda parte de 2017”, lo que tendría relación con “el panorama de consenso respecto del crecimiento esperado para Chile en 2018, consolidado por encima del 3%”. Con esto, el experto indicó que “no me sorprendería que se incremente en el margen el apetito por deuda local ante una potencial compresión de spreads”.

En la misma línea, Benjamín Sierra, economista jefe de Scotiabank, afirmó que “ha habido mayor nivel de consultas en los últimos dos meses, incluso desde Asia”, lo que se debería en parte a “mejores perspectivas respecto del manejo del endeudamiento en los próximos años, por lo que adelantan sus apuestas por el país”.

De todas maneras, Waldo Rivera, economista de BBVA Research, señaló que aunque “seguro hay más interés” por los títulos de deuda chilenos, planteó que “en las emisiones de bonos la Tesorería General de la República reservó espacio para que los no residentes compraran esos títulos, fue algo programado para aumentar participación de estos en el mercado local”.

Juan Bravo, investigador de Clapes UC, en tanto, sostuvo que “aunque ha empeorado la posición fiscal, Chile no deja de ser un país atractivo. Incluso con la rebaja de la calificación crediticia tenemos un estándar alto. Por eso sigue habiendo demanda por los títulos de deuda chilenos, son bonos bastante seguros”.

Endeudamiento a futuro

Con todo, y pese al mejor manejo de la deuda que se anticipa desde el mercado, esto no significa que no se emitirá más bonos soberanos, considerando que aún restan años de déficit fiscal que deberá financiar el próximo gobierno. En este sentido, el mercado viene planteando que el financiamiento encontrará algo de mayor estrechez los próximos años, por el incremento de las tasas de interés en el plano externo.

Como lo señaló Patricio Rojas, economista de Rojas & Asociados, “es bastante más concreto que subirán las tasas de interés en 2018 y 2019; tanto en EEUU y Europa hay cierto consenso en ese sentido, por lo que “el financiamiento se va a encarecer”. Con todo, indicó que “este incremento de tasas será bastante moderado”, por lo que no debería generar riesgos financieros al sector público. “Está bastante internalizado”, aseguró.

 

Fuente: latercera.com

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: