Política Región

Diputado van Rysselberghe: “Guillier está utilizando la política de la crispación”

“Es realmente increíble que el gobierno se victimice por las críticas de los pastores evangélicos en el Te Deum y a la vez les pida respeto y actitudes republicanas, mientras que el candidato de La Moneda, Alejandro Guillier, fue a la Sofofa a decirle a los empresarios que eran unos abusadores”, afirmó.

El diputado de la UDI Enrique van Rysselberghe criticó la inconsecuencia de la Nueva Mayoría y el candidato presidencial Alejandro Guillier, aseverando que “no deja de ser curioso que mientras el ejecutivo y el oficialismo lanzan cuestionamientos contra el mundo evangélico por conductas presentadas como disruptivas, el candidato Guillier no ha hecho más que cuestionar diversas organizaciones y organismos en nuestro país”.

“Es realmente increíble que el gobierno se victimice por las críticas de los pastores evangélicos en el Te Deum y a la vez les pida respeto y actitudes republicanas, mientras que el candidato de La Moneda, Alejandro Guillier, fue a la Sofofa a decirle a los empresario que eran unos abusadores”, recalcó.

EVR expresó que “Guillier ha cuestionado a la prensa, a los fiscales, a los partidos que lo apoyan, al gobierno, al candidato Piñera y en fin a todo lo que se mueve delante de él. Claramente, está utilizando la política de la crispación que divide a los chilenos y que deslegitima a las instituciones y organizaciones sociales que no hacen lo que el candidato continuista estima le favorece.  El abanderado de La Moneda hace bastante rato que viene usando un lenguaje y estilo de confrontación que divide a los chilenos y que busca movilizar a los suyos por la vía de las odiosidades, las descalificaciones y el descredito de los organismos sociales y personas que le resultan adversos”.

“Nos parece que el gobierno no puede ni debe descalificar al mundo evangélico por sus dichos, cuando el candidato del oficialismo no hace más que emplear un lenguaje y unas actitudes de directa confrontación que tienen el objetivo político concreto de generar ruptura, distancia y conflicto al interior de la sociedad. Si el gobierno quiere pedir respeto, quiere exigir el uso de un lenguaje apropiado y actitudes republicanas debe comenzar por corregir las conductas impropias del candidato Guillier, que ha convertido su campaña presidencial en una suma desarticulada de descalificaciones  que no son más que instrumentos políticos de posicionamiento o de justificación por conductas dudosas”, finalizó el parlamentario.

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: