Deportes

El renacer del “León de Collao”

Los lilas, que este año jugarán en Tercera División, llevaron 13 mil personas al partido ante Wanderers, por la Copa Chile. La respuesta es parte de un proceso global.

Deportes Concepción cayó por 1-4 frente a Santiago Wanderers, pero los “lilas” terminaron el partido por la Copa Chile con una sensación satisfactoria. El duelo frente a los porteños marcaba su retorno a un torneo organizado por la ANFP después de casi tres años. Esa es la distancia temporal respecto del día más amargo en la historia del club: el 26 de abril de 2016. En esa fatídica jornada, el Consejo de Presidentes resolvió la desafiliación del club, por su insolvencia económica. Hubo llanto y protestas en Quilín y en la Octava Región.

Ayer, al estadio Municipal penquista asistieron 13 mil personas. El partido se desarrolló en absoluta normalidad e incluso hubo señales de cercanía entre ambas hinchadas. Los niños wanderinos, por ejemplo, fueron recibidos y pintados con sus colores por hinchas penquistas. Aunque la asistencia ya se había registrado en ocasiones anteriores, ahora la vitrina era mayor: el partido estaba siendo transmitido a través del CDF. Deportes Concepción volvía a estar en vitrina.

“Lo primero es recalcar que Concepción ha tenido varias asistencias así. Lo que pasó ayer no es producto de la Copa Chile. Hay varios factores. Cuando llegamos, decidimos que la Tercera Edad entra gratis. Eso genera que la familia también llegue. Los hinchas en bicicleta, que son 200 aproximadamente, pagan mil pesos; tenemos bandas musicales y eso genera que la gente llegue más temprano. Nos hemos preocupado de que los baños estén limpios, de abrir las puertas temprano y que la revisión sea criteriosa. El proceso de entrada dura entre cinco y siete minutos”, explica, Víctor Tornería, presidente del club, en relación a un fenómeno que pretende ser más global que el mero partido de fútbol.

Hoy, a diferencia de lo que sucedía en gestiones anteriores del club, lo que sobra es información. El predicamento base de la actual dirigencia es que la gente se entere de qué se está haciendo con los recuros que aporta. “Hace dos semanas, por ejemplo, compramos un generador. La gente ve que sus ingresos se traducen en algo. Como el domo, que se usa como sala de eventos o la refacción de los camarines”, explica Tornería. En el mismo sentido, por ejemplo, el club tiene una Comisión Revisora de Cuentas formada por socios.

“Eso y la rebeldía natural que surgió en nuestra gente por la desafiliación potencian todo”, añade el máximo dirigente lila como el argumento que cierra el círculo virtuoso.

Otra preocupación fundamental ha sido mejorar la experiencia de los espectadores en el estadio. “Más que llenarnos de guardias, generar instancias. Una agrupación de hinchas de Wanderers vino a aprender cómo manejamos el estadio. Conocieron la tienda, comunicaciones, los ingresos. A sus niños, los atendimos y les pintamos sus caritas. Son pequeñas cosas que sabemos que van generando un espíritu positivo”.

El otro aspecto es el valor de las entradas. Por reglamento en Tercera División se cobran tres mil pesos por los boletos. Los lilas decidieron mantener el precio en la Copa Chile. “La idea es que la gente no pague de más”, dice el mandamás morado.

La fidelización de socios, que actualmente suman 1.100 es otro aspecto relevante. De esa grupo, el 22 por ciento son mujeres, otra cifra significativa. Hay incentivos para la afiliación de grupos familiares.

Finalmente, se trabaja intensamente en las redes sociales. #ElConceNoSeFue y #OtroFutbolEsPosible han sido dos permanentes hashtags utilizados para reflejar el espíritu de la existosa rebelión lila.

 

 

FUENTE: LA TERCERA

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: