Educación Región Tendencias

Estudiantes del grupo de robótica de la UBB participaron en competencia internacional

Fueron el único equipo latinoamericano en llegar a la final del torneo, donde se enfrentaron a grandes de la robótica a nivel mundial,

Los alumnos Manuel Arias, de Ingeniería de Ejecución en Computación e Informática; Jorge Torres, de Ingeniería Civil en Informática; y Carlos Lagos, de Ingeniería Civil en Automatización, integrantes del Grupo de Robótica de la Universidad del Bío-Bío, fueron los encargados de representar a Chile y a Latinoamérica en la competencia internacional “Cat Vehicle Challenge”, que se desarrolló en la Universidad de Arizona, Estados Unidos. El equipo contó con el apoyo de la institución organizadora del evento, la MacroFacultad de Ingeniería, la Facultad de Ciencias Empresariales y la Dirección de Desarrollo Estudiantil de la Universidad del Bío-Bío.

Carlos Lagos indicó que la invitación surgió tras la visita de Nathalie Risso, académico del departamento de ingeniería eléctrica y electrónica, quien se encuentra realizando sus estudios de postgrados en la Universidad de Arizona. “Ella nos habló de esta competencia y nos motivó a participar. El torneo constó de cuatro etapas siendo las tres primeras online y la última presencial. Junto al equipo trabajamos durante todo el verano, lo que fue bien intenso porque queríamos demostrar que nosotros podíamos”.

Tras pasar las tres primeras etapas, los integrantes viajan a la Universidad de Arizona, donde compiten con grupos provenientes de otras universidades estadounidenses y una de suiza. “Empezamos a trabajar y nos dimos cuenta que el resto de los equipos iban igual que nosotros y no usaban MatLab, que era el software que financiaba el concurso. Además hicimos algo adicional creamos un controlador de manejo que permitía acelerar o frenar el vehículo en caso de detectar un objeto cerca o lejos. Logramos que el auto fuera autónomo, que realmente fuera un robot”.

Agregando que esto último fue lo que más resaltó entre los académicos, los auspiciadores y los mismos estudiantes. “No confiaban que funcionara, pero demostramos lo contrario. Además la competencia se llevó a cabo entorno al edificio principal de la universidad, donde pasaban gente en bicicleta, o caminando, lo que le daba una dificultad adicional. Que se moviera solo fue el mayor logro y fue una motivación extra para seguir usando estas tecnologías para lograr grandes cosas a nivel mundial”.

Peter Backhouse, decano de la Facultad de Ingeniería UBB, comentó que gracias a esta experiencia los alumnos conocieron otras realidades y evaluaron el nivel de su proceso formativo. “Se dieron cuenta que la formación que entregamos está al nivel de las mejores universidades del mundo. Además establecieron redes de contacto que les va a permitir seguir creciendo en su desarrollo profesional y aportar significativamente a la ingeniería del país”.

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: