Nacional

Experto destaca aporte de sector forestal en reducción de la pobreza rural

La industria forestal contribuye a mejorar los índices de ingreso y empleo, a reducir las cifras de pobreza e indigencia y a dinamizar la economía en las regiones en que se emplaza.

Así lo concluye el estudio “Evaluación del aporte económico y social del sector forestal en Chile y análisis de encadenamientos”, elaborado por el Programa de Gestión y Economía Ambiental, Progea, de la Universidad  de Chile en la región forestal del país.

Las principales conclusiones de este estudio fueron analizadas por el ingeniero industrial y jefe del equipo investigador, Jacques Clerc, en el Seminario “Un análisis del aporte del sector forestal en reducción de la pobreza rural”, organizado en Temuco por el Colegio de Ingenieros Forestales y la Corporación Chilena de la Madera.

El experto explicó que se cruzaron datos económicos y sociales entre los años 1994 y 2014 y se comparó el desempeño de las comunas dedicadas principalmente a los sectores agrícola y pesquero con las forestales, en un lapso de 20 años, concluyéndose que las comunas forestales, 32 en el caso del Biobío, han subido sus niveles de ingreso más que el promedio, aun cuando presentaban mayor desempleo y analfabetismo que el promedio país en 1994, fecha de partida de la medición.

“La trayectoria ha sido positiva, han tenido tasas de aumento de ingreso y disminución de pobreza mayores a otras comunas. Tienen tasas de evolución mejores”, sostuvo Jacques Clerc.

Precisó que en esto, “incide la alta fuerza de arrastre que tiene el sector forestal en el empleo y la demanda en otros rubros. Así, por ejemplo, por cada puesto de trabajo directo creado en el área forestal, se crean 1,5 empleos relacionados. Y cada peso producido requiere de otros 0.78 pesos en compras intermedias”, subrayó.

En la jornada también expuso el ingeniero forestal Carlos Cabaña del Departamento de Plantaciones de la Gerencia de Desarrollo y Fomento Forestal de CONAF. El profesional comentó el trabajo “Plantaciones y Pobreza en Comunas Forestales, Forestación y estilo de desarrollo”, elaborado por ese organismo el año 2013 y publicado en marzo de 2014.

Cabaña indicó que esta investigación tuvo un carácter sociológico, es decir, se basó en entrevistas a los distintos actores participantes en la actividad y que de acuerdo a sus resultados, “no se puede demostrar que las plantaciones producen pobreza, ya que la investigación entrega antecedentes claros que señalan que la pobreza es anterior a la llegada de las plantaciones y que eran zonas con un fuerte proceso erosivo, producto de agriculturas de subsistencia”.

Agregó que este trabajo estableció que “el mayor cambio en los territorios se produjo entre los años 70’ y 80’ cuando llegaron las plantaciones y empieza a operar masivamente el DL701. El uso anterior del suelo era agrícola, de mala calidad y poco productivo. La agricultura era de subsistencia”, afirmó.

El seminario contó además con la participación del presidente nacional y regional del Colegio de Ingenieros Forestales, Roberto Cornejo y Rodrigo Gutiérrez, respectivamente; el presidente de CORMA Araucanía, Patricio Santibáñez; el director regional de Conaf, David Jouannet; el seremi de Medio Ambiente, Marco Pichunmán; y el seremi de Desarrollo Social, Alejandro Blamey.

 

Fuente: Corma, Biobío.

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: