Opinión

Fundación Integra: Cómo adaptar a los niños al cambio de hora

El pasado sábado 7 de septiembre, a las 23:59, los relojes se adelantaron una hora en Chile Continental e Insular, (salvo en la región de Magallanes y la Antártica Chilena que cuenta con horario único), para iniciar el horario de verano hasta abril del 2020.

 

Si los cambios en el huso horario repercuten en la rutina y hábitos de los adultos, en los niños y niñas puede ser aún más significativo, ya que por lo general los más pequeños necesitan un poco más de tiempo para adaptarse.

 

Rodrigo Cordero, psicólogo profesional de apoyo de Fono Infancia comentó acerca del horario de verano recién implementado. “A través de este medio, acompañamos el proceso de desarrollo infantil de manera no presencial para colaborar en inquietudes y desafíos que se presentan en la paternidad. Este año ya cumplimos 18 años ayudando a quienes nos contactan y han surgido inquietudes en cuanto al cambio de horario. En cuanto a ello, pueden existir algunos desajustes en los horarios de rutina, de comer, vestirse, de dormir, pero hay que tratar de continuar con esta rutina sin modificaciones para acortar la adaptación. Es importante señalar que los niños son perceptibles del estrés que hay en su entorno, por lo que mientras más apegados a la rutina y tranquilos podamos estar en este proceso de adaptación, más fácil va a ser para los pequeños. Hay que ir comprendiendo que es importante de generar momentos y flexibilizar, empatizar con la necesidad del niño o niña”.

 

Así lo explican los psicólogos de Fonoinfancia, servicio de atención psicológica gratuita de  Fundación Integra,  quienes aclaran que en algunos casos, tras durante la primera semana posterior al cambio de hora, los niños pueden presentar alteraciones normales en las rutinas de sueño, alimentación e incluso mayor irritabilidad en sus actividades cotidianas.

 

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA FACILITAR LA ADAPTACIÓN DE LOS NIÑOS AL NUEVO HORARIO?

 

Los profesionales de Fonoinfancia recomiendan:

 

•                    Dos o tres días antes del cambio de hora, adelantemos progresivamente unos 15 minutos las rutinas de los niños. Es relevante que estos cambios de hábitos sean compartidos por el resto de los integrantes de la familia, así habrá un proceso integral en el hogar.

 

•                    Procuremos  generar actividad física para potenciar el gasto energético, de manera que los niños estén más cansados a la hora de dormir.

 

•                    Expliquemos a los niños qué sucede. Lo podemos hacer, por ejemplo, invitándolos a cambiar juntos el reloj o hacerles notar los cambios de luz en los horarios en que veían televisión.

 

•                    Al momento de conciliar el sueño  los niños pueden estar más incómodos. Estos inconvenientes deberían ir en descenso en los próximos tres días o máximo una semana, después del cambio de hora.

 

Al seguir estos consejos, es importante tener en cuenta que cada niño puede reaccionar de diferentes maneras, por eso el llamado a los adultos es a estar atentos, tener paciencia y ser ingeniosos a la hora de explicar este cambio.

 

“Es sumamente importante acompañar a nuestros niños y niñas en cada proceso de adaptación que presentan en su desarrollo, y el cambio de horario es uno de ellos. Para lo anterior, como Fundación Integra contamos con profesionales de apoyo por medio de Fonoinfancia, en donde buscamos asesorar a los padres y madres cuando presenten alguna duda o conflicto en la crianza de sus pequeños. Por eso invitamos a todos quienes enfrentan el desafío de la paternidad y maternidad, especialmente a los primerizos, a que puedan apoyarse por los psicólogos que tenemos como Fundación a través de este medio telefónico”, comentó la Directora Regional, Patricia Escobar Undurraga.

 

Fonoinfancia es un servicio gratuito de atención psicológica a través del teléfono 800 200 818 y vía chat en www.fonoinfancia.cl. Es atendido de lunes a viernes, de 08:30 a 21:00 horas, por especialistas en temas de infancia, familia y violencia.

 

Integra pertenece a la Red de Fundaciones de la Presidencia de la República. Con 28 años de experiencia, es la red más grande de salas cuna y jardines infantiles del país con más de 1.200 establecimientos gratuitos, a los que asisten más de 92 mil niños y niñas.

Escribir un comentario