Región

Gladiadores se batieron a tomatazo limpio en la octava guerra del tomate de Quillón

Más de 10 mil personas llegaron hasta la medialuna La Esparraguera para vivir la experiencia de ser bombardeado con el fruto. 

Más de 10 mil personas repletaron la cancha La Esparraguera de Quillón para decir presenta en la octava versión de la Guerra del Tomate, uno de los eventos más esperados por locales y turistas durante la temporada de verano.

Los más experimentados en las lides tomatinas llegaron preparados con escudos, cascos y hasta antiparras para mitigar los golpes del fruto típico del Valle del Sol. Por otra parte, los que asistieron por primera vez sólo hicieron gala de su valentía, entrando a la duela sin mayor protección. Aún así catalogaron la experiencia de inolvidable.

“Había venido antes, pero nunca había entrado a la medialuna. Es una experiencia increíble, entré con mis nietas, porque ellas querían entrar y fue fantástico, hay que disfrutar a concho todo lo que se vive acá”, expresó Teresa De la Fuente, gladiadora de Chiguayante.

Más de 80 toneladas de tomate se dispusieron en la medialuna La Esparraguera como armamento para los guerreros. Algunos más maduros que otros, nadie en los alrededores se libró de algún tomatazo o bien recibió el jugo de la fruta. Al mismo tiempo, Bomberos de las tres compañías quilloninas fueron los encargados de bajar la temperatura en el improvisado coliseo, cuyo peak llegó a los 36 grados.

“Estamos muy contentos, porque cada año la convocatoria a la Guerra del Tomate es mayor. Tenemos más de 10 mil personas que están disfrutando de esta festividad y aprovechando de liberar estrés o bien dejar fluir la adrenalina. Tuvimos un espectáculo muy variado que acompañó a la guerra, con la animación de Charly Badulaque y el Capitán Fiesta, y una muestra de agua realizada por Bomberos. Como siempre, Quillón destaca con sus actividades, siendo preferidas año a año por nuestros miles de turistas”, destacó Vladimir Peña, alcalde (s) de Quillón.

FIESTA DEL AGUA

Siempre protagonistas en la tomatina, los bomberos del Valle del Sol este año realizaron una muestra del trabajo que realizan, sobre todo, ante los llamados de incendios forestales. Las tres compañías de la comuna llevaron a cabo ejercicios con mangueras y pitones, refrescando a la vez al público asistente con más de 50 mil litros de agua.

Asimismo, el vital elemento sirvió para limpiar a los valientes que por cerca de dos horas se lanzaron tomates en una verdadera batalla campal.

“La experiencia es filete, primera vez que entro y está todo bueno, buena gente, buen ambiente, la música, todo. Los que estuvimos adentro agradecimos mucho la ayuda de los bomberos, porque la temperatura adentro es alta, pero los bomberos nos estuvieron tirando agua y nos refrescaron”, comentó José Jeldres, quien llegó a Quillón desde Coronel, sólo para vivir la experiencia de recibir y dar tomatazos.

Sin duda, está actividad se ha transformado en tradición del Valle del Sol, sin tener que envidiar nada a sus versiones internacionales. Lo cierto es que año a año aumentan los valientes que se atreven a estar al menos unos breves minutos en el ruedo y vivir lo que es una verdadera Guerra del Tomate.

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: