Deportes

Hamilton comienza a probarse la corona en la Fórmula 1

Mercedes obliga a su piloto número dos a entregarle la victoria al británico, que prolonga en Sochi su autoritario paseo por el Mundial. Saca 50 puntos a Vettel a falta solo de cinco carreras. El propio Lewis se declara molesto por la forma del triunfo.

“Valtteri (Bottas) ha sido un auténtico caballero dejándome pasar. Puedo entender lo difícil que ha sido para él, que merecía la victoria”, declaró Lewis Hamilton tras ganar el Gran Premio de Rusia y quedar 50 puntos por sobre Sebastian Vettel en el Mundial. Desde Mercedes le ordenaron a Bottas abrirle paso a Hamilton en la vuelta 25, lo que terminó dándole la victoria al británico y sumiendo en decepción al finlandés.

Asegurar el Mundial era para Mercedes más importante que permitirle a Bottas su primer triunfo de la temporada. Por eso el frenazo del nórdico. Por eso la frialdad del inglés en su celebración.

“Definitivamente es la victoria de la que menos orgulloso me siento”, agregó el piloto de Stevenage. “Es el día más raro de mi carrera. Como pilotos, nuestra existencia yace en la victoria; si nos dicen que no podemos ganar es como si nos quitaran la vida. Jamás se lo desearía a alguien ni tampoco lo pediría para mí”, aseguró. El tetracampeón del mundo, y que en Sochi consiguió su 70º Gran Premio, no tiene dudas: “En una reunión dejé en claro que esta no es la manera en la que quería ganar”. Y justamente así fue como ganó.

El primer lugar de la largada fue para Bottas, que se quedó con la pole tras un error de Hamilton durante la clasificación. Tercero y cuarto iniciaron Vettel y Raikkonen, respectivamente, y así mismo terminaron.

El alemán, consciente de sus necesidades -y también de las limitaciones de su bólido- exprimió recursos e intentó aprovechar los errores de su rival, aunque fue incapaz de mantenerlos en el tiempo. Un ejemplo claro fue cuando, tras un error de cálculo, el inglés quedó por detrás del alemán tras salir de pits, pero a punta de habilidad y potencia, lo sobrepasó unos pocos giros después.

Los bólidos de Maranello no fueron rivales para las flechas plateadas de Mercedes. Nunca estuvieron cerca de empañar el un-dos de la escudería alemana. No obstante, lo que debía ser una fiesta en territorio ruso terminó siendo una polémica por el desaire a Bottas.

“Un día difícil. Un buen resultado como equipo, pero personalmente ha sido bastante difícil. Lewis está luchando por el campeonato, así que siempre tenemos un plan”, expresaba Valtteri, resignado. Toto Wolff, jefe del equipo, le habló con tono de disculpa tras la bandera a cuadros: “Día difícil para ti y para nosotros. Discutámoslo más tarde, cuando nos juntemos todos”. Pero luego validó su decisión: “Si se te presenta la oportunidad de extender la diferencia en siete puntos más, tienes que tomarla”.

Es el tercer Gran Premio de Rusia para Hamilton. En 2014 y 2015 ya había estado en lo más alto del podio, dos temporadas en las que alzó el título de campeón. El camino está cimentado para que tal precedente vuelva a cumplirse. Igualar a Juan Manuel Fangio con cinco títulos está a la vuelta de la esquina.

 

 

 

FUENTE: LA TERCERA

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: