Economía

Investigadores UBB desarrollan innovadora solución energética domiciliaria

El novedoso sistema aborda la necesidad de ampliación de viviendas, incorporando un sistema de calefacción eficiente y amigable con el ambiente. Además, presenta ventajas desde el punto de vista del financiamiento.

Factores como las bajas en los precios de adquisición de paneles de absorción solar, aparejada con el alza sostenida de los combustibles, han abierto la posibilidad para desarrollar nuevas tecnologías energéticas al interior de los hogares. Ésta es la oportunidad de negocio detectada por un equipo multidisciplinario de investigadores de la Universidad del Bío-Bío, que se transformó en la premisa del proyecto “Mansarda solar”. Una iniciativa apoyada por el Convenio de Desempeño en Innovación, CDInES UBB.

La iniciativa permite a quienes decidan invertir en esta importante mejora para su hogar, en términos de un significativo ahorro económico y en cuanto al consumo de energía, acceder a las tasas preferenciales de los créditos hipotecarios que otorgan los bancos al momento de renegociar deudas, para la realización de una ampliación de sus viviendas, reduciendo de manera importante el costo de la inversión. Además, entrega autonomía a los clientes de las redes urbanas, evitando los inconvenientes que representan eventualidades como cortes en el servicio de distribución de electricidad, a través de la instalación de un sistema limpio y ecológico.

Maureen Trebilcock, Directora General de Relaciones Institucionales de la Universidad del Bío-Bío, explicó que desarrollar este tipo de iniciativas innovadoras, es uno de nuestros objetivos permanentes que se expresan en el proyecto institucional CDInES UBB, que pretende mejorar las condiciones del hábitat humano, al desarrollar materiales, productos y procesos sustentables y amigables con el medio ambiente. “La Universidad del Bío-Bío está comprometida a innovar en el área del hábitat sustentable, en base a una batería de proyectos de diversa naturaleza. Desde proyectos mayores, interdisciplinarios, internacionales, hasta pequeñas innovaciones a la escala de los estudiantes de pregrado”, destacó la autoridad universitaria.

Dependiendo de las dimensiones de la mansarda que se desee instalar los precios pueden ir desde los $ 10 millones hasta los $ 30 o $ 40 millones, precios bastante similares a lo que se invierte en una ampliación promedio en una vivienda, sin considerar la adquisición, instalación e implementación de los paneles fotovoltaicos y los demás componentes que permiten calefaccionar el ambiente de la vivienda (no sólo del área de la mansarda) en un 60% de las necesidades promedio, calentar el agua del sistema de agua potable (30%) y electrificar el sistema de iluminación de la casa (100%). En términos económicos, el consumo de casa se reduce a la mitad.

Actualmente, se está estudiando 6 modelos de casas, representativas de las distintas formas tipo de la mayor parte de las viviendas del Gran Concepción. Esta solución aprovecha la alta disponibilidad de los recursos forestales de la Región del Bío-Bío y la calidez que ofrece la madera para generar espacios más confortables. Esta solución se puede aplicar a cualquier vivienda de la zona, de uno o dos pisos, con muros de albañilería o madera adecuada, remplazando la techumbre existente por una estructura más resistente, habitable y con sistemas fotovoltaicos integrados.

En el proyecto -basado en una colaboración con la Universidad de Aalto, Finlandia, la Universidad de Concepción, además de los profesionales de la UBB- participan dos empresas privadas: la penquista Enersolar y la turca Solimpeks, que, en la práctica proveen los paneles fotovoltaicos.

Andrés Rodríguez, gerente de Enersolar, explicó el papel que cumple su empresa en este proyecto en particular, y las colaboraciones con la Universidad del Bío-Bío. “Con la UBB, hemos trabajado como proveedores de los equipos de energía solar, de distintas tecnologías, para los ensayos. Ahora estamos en proceso de medición y obtención de resultados. Estamos apoyando con esto, varias tesis doctorales y un proyecto de investigación grande que está encaminado. Además de suministrar los equipos, nos hemos encargado de la instalación y hemos asesorado el uso de esta tecnología, y el diseño de los bancos de ensayo”, señaló Rodríguez.

Aunque el producto no está dirigido a un perfil de consumidor específico, los primeros contactos de la UBB, para socializar estas mamparas solares serán con empresas constructoras que realizan instalaciones de tipo solar, lo que permitirá generar alianzas para un mayor desarrollo, escalamiento y futura distribución del producto.

Este proyecto surge de la oportunidad que se detectó tras la realización del “Mapa Solar del Gran Concepción”, iniciativa que fue financiada a través de una colaboración intergubernamental con Finlandia, un país en que hay muchos avances al respecto, a pesar de que cuentan con pocas horas de luz natural. Por esto, los investigadores fineses vieron la oportunidad que representaba, también para ellos, colaborar con sus colegas de Concepción.

El Dr. Rodrigo García, docente del Departamento de Diseño y Teoría de la Arquitectura, e investigador a cargo del proyecto, explicó cómo surgió la motivación por realizar esta innovación siempre apoyada por el proyecto Convenio de Desempeño en Innovación (CDInES) que lleva adelante la UBB. “Hoy estamos presentando un desarrollo sobre el potencial de energía solar que hay en Concepción. Descubrimos que la mayoría de las casas en que vivimos en el sur de Chile reciben en sus techumbres una cantidad importante de energía solar durante todo el año, incluso durante el invierno, pero deben tener una forma adecuada, para poder integrar paneles. Por eso, hemos planteado esta idea de la mansarda solar, que soluciona el tema de ampliar la vivienda, en un segundo o tercer piso con una estructura de madera, que, además, da calidez a los recintos y es un material propio de nuestra zona, eminentemente forestal”, sostuvo el académico.

El equipo profesional del proyecto se compone de un grupo de arquitectos encabezados por el Dr. Rodrigo García, una investigadora que actualmente esta en Finlandia, trabajando en los diseños de las mansardas, además de un programador informático que se hace cargo del cálculo de los ángulos para los diseños, y un ingeniero en maderas que supervisa la instalación de las construcciones, además de un ingeniero mecánico de la Universidad de Concepción, que trabaja en el cálculo del rendimiento energético del sistema instalado.

Respecto de las ventajas de este desarrollo, García destaca el aspecto financiero. “Es importante considerar que la mayoría de las familias en Chile, en algún momento se plantean hacer una ampliación de su casa, y ésta es un alternativa viable: una mansarda que incorpora los paneles solares, resolviendo las necesidades de energía y combustibles, cuyas cuentas van subiendo. Éste es un planteamiento tecnológico que les hacemos a las familias, pero también a las entidades financieras, que cuando se haga ampliaciones, se considere la integración de paneles solares, con un diseño adecuado que es lo que ofrecemos como Universidad”, enfatizó el docente UBB.

El proyecto institucional CDInES UBB, intenciona iniciativas entorno a los Biomateriales, Construcción Sustentable, Ciudad y Maderas. Incluye además a 18 instituciones nacionales y 9 entidades extranjeras, como socios estratégicos para el desarrollo de este propósito.

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: