Opinión

La dimensión territorial de la migración en Chile

A fines de julio el Instituto Nacional de Estadísticas proporcionó nueva información sobre la
migración en el país; esta vez, en un esfuerzo más situado a la hora de presentar los datos, dando
cuenta de las distintas escalas territoriales.

A nivel país, se mostró un nuevo aumento de la población migrante entre 2017 y 2018, pasando de
un 4,5% de población extranjera a un 6,6%. En cuanto al nivel regional, más que novedades hubo
constataciones.

Básicamente, se actualizó el número de migrantes por región, destacando que cuatro regiones
poseen más de 10% de población extranjera, y que del total de los migrantes a nivel nacional, el
80% reside nuevamente en pocas regiones, apenas en tres, con lo cual es evidente la
concentración territorial del flujo migratorio en la zona centro y norte de Chile.

De hecho, en este contexto de revisar la información intrarregionalmente, también surge por
primera vez la mención sobre la expresión más local del fenómeno, es decir, se comienza a señalar
cuales son los municipios donde hay mayor presencia de migrantes en condición de residentes.
Para esto, se generó un listado con los 36 municipios que cuentan actualmente con diez mil o más
extranjeros(as), de los cuales, el 61% pertenece a la Región Metropolitana, con comunas como e
Santiago e Independencia, cuya población extranjera esta cerca del 50% sobre su total comunal.

Todos estos datos son positivos en la medida en que se actualiza la información en materia de
migración en el país, pero especialmente, porque se comienza a visibilizar la relevancia de la
dimensión territorial para comprender las implicaciones prácticas y políticas de este nuevo
escenario poblacional, donde resulta indispensable la incorporación de un enfoque territorial que
permita diferenciar las necesidades y potencialidades de cada territorial a luz de sus propias
particularidades

Ahora, los datos presentados por el gobierno aún mantienen un carácter incipiente en lo que
significa proporcionar un análisis que explique y determine los factores que hacen que la
migración tenga esta connotación de concentración socio espacial centro-norte, y en esto, hay un
desafío importante, para lo cual habrá que considerar las tendencias históricas de la población
chilena, que han mostrado durante las últimas décadas una movilidad focalizada hacia las zonas
urbanas del centro del país, como consecuencia de las brechas de desarrollo territorial entre
regiones y centralismo de Chile.

Por lo tanto, es necesario reconocer a nivel de la política pública, que la migración no solo es un
hecho socio económico, también es un fenómeno territorial, que demanda de un tratamiento
multinivel y descentralizado en las políticas que se diseñen e implementen desde Estado, donde la
participación de los territorios es esencial para la pertinencia y efectividad de la acción
gubernamental.

 

Neida Colmenares
Académica Escuela de Gobierno y Comunicaciones, U.Central

Escribir un comentario