Opinión

¡La Transformación Digital está obsoleta!

Cuando nos subimos al auto ¿programamos nuestro GPS físico, abrimos Google Maps o usamos Waze? Teniendo tres herramientas digitales, cada día y sin excepción, preferimos Waze, la solución inteligente que elige la mejor ruta, nos alerta de potenciales riesgos, nos recuerda encender las luces en la autopista y nos permite llegar a tiempo.

Entonces, ¿por qué como empresa te conformas sólo con digitalizar tu burocracia en vez de adoptar una solución realmente inteligente?

Las empresas chilenas están tomando un enfoque obsoleto para transformarse internamente y transformar su propuesta de valor. En otras palabras, siguen escogiendo consistentemente Google Maps por sobre Waze y cuando terminen de implementar estas plataformas se darán cuenta del tiempo y dinero perdidos. Pese a ello, tenemos la oportunidad de entender las causas y construir mejores caminos de transformación. Acá algunos puntos claves para lograr una transformación inteligente y exitosa.

El Dogma de la Transformación: ¿Por qué lo hacemos tan mal?

Sobre el 40% de los CEOs de mercados desarrollados tienen como su prioridad top lograr la transformación digital de su compañía y, con ello, han desatado esta moda en países como el nuestro. La mayor parte de estos líderes, al igual que sus Directorios, temen que emerjan los nuevos “Uber” o “Amazon” de sus mercados, o que estas mismas compañías logren un alcance global que incluya a América Latina. La respuesta entonces es: transformemos nuestro negocio para parecernos a ellos.

Para abordar esta cruzada, muchos de estos tomadores de decisión recurren a consultorías de Estrategia o Innovación y comienzan a pegar papelitos de colores para generar nuevas ideas o trabajan con nuevas rutinas con tal de apuntar a una transformación en sus prácticas de trabajo. Estos caminos de innovación y agilidad que, de alguna manera, logran una contribución, tienden a abordar de forma estructurada el “cómo hacer las cosas” (aunque en una dimensión más táctica/operativa). Sin embargo, están muy lejos de resolver el “qué” y el “por qué” que, en definitiva, son el “sentido de la transformación” que, sin duda, debe ser la prioridad máxima para un CEO.

Caminos para una Transformación Inteligente

Mindset 10x

Esto significa pensar en cómo mi solución es 10 veces mejor que lo que existe en el mercado. Acá se puede dar énfasis a un delivery 10 veces más rápido, una experiencia 10 veces mejor o una gratificación económica 10x, entre otras. Al incorporar esta nueva forma de pensar, la única manera posible de resolver el problema será comenzar a involucrar sistemas inteligentes.

Un ejemplo de esto es el sistema de recomendación de productos de Amazon. En este contexto, consideremos que un retailer en América Latina crece a tasas del 3% a 4% anual. Si ellos implementaran un sistema similar al recomendador de Amazon -que extraoficialmente se indica que produce el 35% de las ventas de la compañía- tendrían automáticamente un salto 10x, es decir, de 3% a 30% de crecimiento. Sólo por haber apuntado a una transformación inteligente por sobre una digital, un ecommerce inteligente por sobre un simple marketplace digital.

 

Mindset de soluciones

El gurú Clayton Christensen evangelizó el enfoque “Jobs to get done” o “problemas que resolver”. Una de las frases que lo ilustra es “los clientes no compran una broca de 4 milímetros, compran un agujero de 4 milímetros”. Detrás de esta frase está el dejar de pensar desde el producto para pasar a la solución que el cliente busca. Cadenas de mejoramiento del hogar como Home Depot se apoderaron de este enfoque y gradualmente fueron transitando hacia soluciones. Partieron vendiéndonos taladros, luego nos arredaron esos taladros y hoy nos venden el servicio de instalación de cuadros y cortinas. Tal como Home Depot, hoy los gigantes digitales nos ofrecen una solución inteligente de transporte o comida, optimizando tiempos y ajustándose a nuestras preferencias (Uber, UberEats), y Airbnb nos ofrece alojamientos y prontamente experiencias de viajes, entre otros ejemplos. En esta misma línea, las corporaciones chilenas deben pasar del enfoque del ERP de los 90s a soluciones inteligentes.

Algunas empresas en Chile ya están utilizando la mirada de soluciones. Así recurren a SimpliRoute, que optimiza las rutas de despacho para mejores tiempos de entrega y menores costos de combustible; Dart, que diagnostica tempranamente retinopatía diabética como un oculista, o Aira en RRHH, que entrega una terna mejor calificada con sólo un click en tres días en vez de 30, entre otras.

Las plataformas tipo ERPs o los simples productos ya no son sexys. ¡Las soluciones inteligentes sí!

El camino al éxito para la transformación no se debe recorrer solo. Este es el gran mensaje de Henry Chesbrough y su paradigma de Innovación Abierta (2003). Su comprobada eficacia radica en tres simples prácticas: investigación (y eventual copia), colaboración y adquisición… El problema: menos del 3% de las empresas incorpora conocimiento externo, con lo cual termina comprando, por moda o presión, productos tecnológicos que burocratizan sus procesos por sobre soluciones inteligentes que produzcan impactos 10x.

La transformación no es una opción, pero si quieres ganar sólo hay un camino: la Transformación Inteligente.

FUENTE: LA TERCERA

Gonzalo Sanzana


Profesor Sociedad Digital e Inteligencia Artificial y miembro Observatorio de Innovación, FEN U. de Chile Gerente General AIRA

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: