Política

Las altas cifras de la impunidad en los delitos de robo y asalto en Chile

Informe de la fiscalía detalla que el 93% de estos hechos denunciados, termina sin que se condene a los responsables. Fiscales afirman que no cuentan con los recursos para hacer un control de las investigaciones que realiza la policía.

Los resultados obtenidos por la fiscalía y las policías en las investigaciones de robo, dan cuenta de una preocupante realidad: uno de cada diez atracos denunciados no llega a resolverse, pues el 93% de los casos se cierran sin que se condene a los responsables.

Según un informe del Ministerio Público, a nivel nacional esta cifra es incluso más alta en cuatro regiones; en la Región de Atacama, donde el 94% de las indagaciones queda sin resultado y en Santiago, el Biobío y la Araucanía, que registran idéntica cantidad de causas sin condenados por cometer asaltos y robos violentos.

En total, durante todo 2014, la fiscalía investigó 361.219 delitos de este tipo en el país. De ellos, según el informe, 336.327 (93%) terminaron sin responsables, mientras que los otros 24.892 (7%) fueron resueltos, y el autor fue sentenciado por la justicia.

En el caso del delito de hurto, según el mismo reporte, la fiscalía  investigó 176.228 casos, de los cuales 154.556 (88%) terminó sin condenados. El mismo documento detalla que, en igual período, hubo 21.672 sentencias por este tipo de delitos.

Para Catalina Mertz, directora ejecutiva de la Fundación Paz Ciudadana, “hay cuestiones operativas concretas que, tanto la policía como la fiscalía, deben mejorar. Se habló en 2012 que habría un instructivo por parte del Ministerio Público para las primeras diligencias y, por otra parte, hacer masivamente el análisis criminal para poder identificar tempranamente los patrones y modus operandi, e ir agrupando causas con mayor cantidad de imputados conocidos”, dijo.

Según Mertz “el primer gran problema operativo y de gestión que tenemos, es que alrededor de un 85% de los robos entran sin un imputado conocido. Eso determina en gran parte el fracaso de la causa y que, en su mayoría, terminen como casos archivados: o sea, son casos que no tienen una respuesta del sistema”.

El experto en seguridad, David Rozowski, enfatizó que “los fiscales tienen muchas causas cada uno y, por eso, le dedican poco tiempo a cada investigación, lo que que dificulta lograr el objetivo final, que es poder sacar de circulación a todos los delincuentes”.

Según el experto, el incremento en las cifras de delincuencia obligan a “dar más atribuciones a los fiscales, aumentar la cantidad y preparar equipos especializados en lo que son los robos de mayor connotación”.

En cuanto a los resultados de estas indagatorias, el diputado de RN, Gonzalo Fuenzalida, aseveró que “hay una responsabilidad del Ministerio Público, porque el órgano persecutor es la fiscalía y es la que tiene que organizar a las policías, ordenar la investigación, indagar y dar con las bandas que están cometiendo esos delitos para poder llevarlos al tribunal y condenarlos”. Agregó que “es una cifra que preocupa,  al igual  que la eficacia y eficiencia del Ministerio Público en este tipo de delitos”.

Para el senador del PPD y miembro de la comisión de Seguridad de la Cámara Alta, Felipe Harboe, los resultados revelan “la necesidad de modificar el sistema de inteligencia criminal y el necesario intercambio de información entre fiscalías. Nuestro sistema tiene serios problemas en la inteligencia vinculada a delitos comunes, a eso hay que sumar la escasa interacción entre fiscalías de diversas zonas, lo que se traduce en altos niveles de impunidad en delitos contra la propiedad”.

La defensa de los fiscales

Claudio Uribe, presidente de la Asociación de Fiscales, aseguró que “a niveles internacionales, los delitos de robo tienen una baja resolución. Obviamente hay espacio para mejorar, el desafío es bajar las cifras. La investigación la hace la policía y el deber de la fiscalía, básicamente, es controlar estas investigaciones y hasta hoy no tenemos recursos suficientes para controlar cuál es el trabajo policial”.

El representante de los fiscales añadió que  “dependemos absolutamente de las investigaciones que nos haga la policía. Es decir, en los delitos de robo, la herramienta que tenemos para trabajar es Carabineros y la PDI, y lamentablemente no existe suficiente personal en las policías para trabajar”.

En tanto, el vicepresidente de la misma agrupación, Marcelo Leiva, dijo que “la coordinación con las policías es un tema fundamental para atacar las bandas delictuales y, se hace en la fiscalía de manera bastante precaria, por los escasos recurso que tenemos. Los fiscales estamos cruzando información y trabajando con las policías a efectos de desmantelar bandas que se especializan en distitntos ilícitos”.

 

Fuente: La Tercera.

 

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: