Nacional Pais Política

Ni “brotes verdes” ni “florcitas”: El último año de Bachelet fue el peor de todos en crecimiento económico

La inversión se desplomó casi tres veces más que el año pasado, con lo que se completaron cuatro años seguidos con cifras negativas, algo inédito en décadas en Chile. Ese indicador es clave para crear empleos y crecimiento económico.

“Brotes verdes”, “florcitas”, “aires primaverales” fueron algunos de los términos botánicos que durante cuatro años usaron las autoridades de Hacienda del gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet para pronosticar el repunte de la economía.

Sin embargo, no sólo nunca llegó la primavera de la reactivación, sino que pasó exactamente lo contrario, ya que en su último año de mandato, 2017, el país tendrá el peor de todos los crecimientos del PIB: 1,4%,  según informó este jueves el Banco Central en su Informe de Política Monetaria (IPoM) de diciembre. Ese crecimiento, además, es el más bajo desde 2009, cuando la crisis internacional subprime sacudió a Chile, coincidentemente también, en el último año del primer gobierno de Bachelet.

Eyzaguirre rechaza impacto de reformas en la economía

El ministro de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre, admitió que “no estamos en una economía en boom ni nada que se le parezca y hay que seguir trabajando en torno al crecimiento”, pero se mostró optimista con el 3% que se estima para 2018.

Para Eyzaguirre, sin embargo, no parece haber razones internas que expliquen el paupérrimo crecimiento durante este gobierno, sino que lo atribuye a “la mala pata” de que el “mejor crecimiento se verá con más nitidez hacia el próximo año, entonces van a decir que es obra del futuro gobierno”.

“Ahora la economía está dando el segundo mentís a las posverdades que la oposición ha tratado de instalar que es que esto se debía a las reformas (…) esto (el bajo desempeño económico) no se debía a las reformas, sino que fundamentalmente al ciclo de los commodities y del comercio internacional y conforme ese ciclo de baja va normalizándose, la economía se va a ir normalizando”, enfatizó ayer ante el Imacec de octubre de 2,9%.

Pero José Ramón Valente, socio de Econsult e integrante del equipo económico de Sebastián Piñera, le replicó que los datos muestran “una película totalmente distinta a lo que plantea el ministro”, ya que la “minería está repuntando, pero el resto de la economía no y no está vigorosa, aquí hay un daño a la mayor parte de la economía”.

Por qué el 2017 fue el año con menor crecimiento

La “culpa” del mediocre crecimiento no se pude buscar en el escenario externo ni en la “mala pata” que dice Eyzaguirre, ya que la economía mundial creció al promedio histórico, y el 2017 fue el mejor para el mundo de ese cuatrienio, ya que creció bastante más del doble que Chile, 3,6%.

Además, las tasas de interés internacionales se mantuvieron extremadamente bajas y, si bien en los dos primeros años del período los términos de intercambio registraron una caída moderada, se recuperaron en 2016 y 2017, subiendo este año 11%.

Por lo tanto, las razones son internas. Quedó demostrado en el último año de este gobierno que el daño de las reformas no se circunscribe al efecto de corto plazo generado por los cambios regulatoriosLas reformas generan un efecto negativo más permanente, reflejado en la fuerte caída del crecimiento de tendenciaVemos también que tanto el PIB como la inversión no minera siguen sin levantar cabeza, quitando validez a la idea de que el mal resultado se debe al fin del boom minero”, afirma Cecilia Cifuentes, investigadora del ESE Business School.

Un dato relevante es que la inversión se desplomó casi tres veces este año en relación con 2016, ya que pasó de -0,8% a -2,5%, con lo que se completaron cuatro años con cifras negativas, algo que no ocurría en muchas décadas en Chile.

El bajo crecimiento, además, se produce pese a que los términos de intercambio (TI) de este año se dispararon a 11%, muy superior al 2,2% del año pasado y al -4,4% de 2015 y -2,2% de 2014.

Dicho TI es un índice que mide la relación de los precios de las exportaciones versus el precio de las importaciones.

Es decir, los TI son favorables cuando Chile vende más caro los productos que compra, lo que despeja la duda de si el problema está en el mercado externo que compra nuestros productos, o en factores internos. Cuando suben los TI aumentan los ingresos del país, y en Chile está referido principalmente al precio del cobre que exporta, y al del petróleo que importa.

Históricamente, el ciclo económico nacional ha estado muy ligado al comportamiento de los términos de intercambio, y así ocurrió en las crisis económicas de 1999 y 2009, cuando cayeron los términos de intercambio de nuestro país.

El gerente general de Octogone, Manuel Bengolea, agrega otro dato revelador sobre el por qué este año ha sido el peor de todos: “El efecto positivo que tuvo en años anteriores la venta de bienes inmuebles sin IVA se esfumó y quedó la realidad.  Es decir, este crecimiento representa mejor la realidad de Bachelet, pues los años anteriores tuvo el beneficio artificial y transitorio del sector inmobiliario”.

Valente: “Este gobierno ha defraudado estas expectativas económicas durante estos cuatro años consecutivos”

En el encuentro “Coyuntura Económica y Perspectivas” organizado este martes por Icare, el economista José Ramón Valente enfatizó en que el crecimiento está condicionado a las expectativas de lo que ocurra el próximo 17 de diciembre en la votación de la segunda vuelta presidencial, así explicó que “de acuerdo al panorama que nos acaba de presentar el presidente del Banco Central que vamos a crecer 1,4 %.  Hace un año atrás -en noviembre del año 2016-, las proyecciones de crecimiento estaban en 2,4%. La realidad es que este gobierno ha defraudado estas expectativas económicas durante estos cuatro años consecutivos”.

En sus declaraciones, Valente reconoció que “la minería está repuntando, pero el resto de la economía no y no está vigorosa, aquí hay un daño a la mayor parte de la economía”, a su vez recalcó que nadie discute que el sector minero dependa del precio del cobre, pero “lo que hemos visto es que mejoran las condiciones internacionales y nuestra economía no logra repuntar”. Además destacó que mientras el sector minero “crece cerca del 10 por ciento, el resto de la economía apenas crece un magro 2%, y ese 2% claramente es muy insuficiente respecto de las expectativas que todos los chilenos tenemos para nuestra economía”.

Respecto a los dichos del ministro de Hacienda Nicolás Eyzaguirre acerca de  que el bajo desempeño de la actividad económica no se debe a las reformas, sino al ciclo de los commodities, José Ramón Valente respondió que “uno es dueño de lo que dice y de las opiniones, pero uno no es dueño de los datos y lo que los datos muestran es una película totalmente distinta a lo que plantea el ministro”.

Señaló que el gobierno de la Nueva Mayoría ha dañado la capacidad de crecimiento de la economía chilena y dijo que en los programas de Alejandro Guillier y Beatriz Sánchez sólo se evidencia que son “un espanta talentos, es un espanta capital, es un espanta emprendimiento”.

Por último, llamó al eventual próximo gobierno a generar las condiciones para que este talento se despliegue en la economía y podamos tener más progreso y crecimiento. “El crecimiento de Chile depende de los chilenos, su principal activo no es el cobre sino los 17 millones de chilenos y el talento que tenemos”, señaló.

Fuente: ellibero.cl

 

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: