Mundo

Papa Francisco anuncia que sacerdotes condenados por pedofilia no podrán apelar ni recibirán su perdón

El Pontífice se reunió con los miembros de la Comisión para la Protección de los Menores, instancia en la que hizo un mea culpa respecto de la lentitud de la Iglesia Católica para enfrentar los casos de abusos.

El Papa Francisco anunció este jueves que cuando se haya probado que un religioso ha cometido abusos sobre un menor no podrá presentar recurso alguno a su condena, y aseguró que jamás le concederá la gracia.

El Pontífice hizo este anuncio al recibir a los miembros de la Comisión para la Protección de los Menores, organismo que creó hace cuatro años para realizar una labor de educación y prevención de los abusos a menores en el seno de la Iglesia católica.

Francisco, que tenía un discurso escrito, lo dejó de lado para hablar “espontáneamente” de algunas de las preocupaciones y acusaciones de retraso que han surgido sobre cómo la Iglesia está afrontando el problema.

El Papa, así, reconoció que existen retrasos a la hora de examinar los muchos casos que llegan.

Defendió que se ocupe en primera instancia de estos casos la Congregación para la Doctrina de la Fe, aunque explicó que “muchos casos no avanzan” por lo que se está trabajando para asumir más personal que se ocupe de “clasificar los procesos”.

El segundo problema del que habló el Papa es que en la comisión que se ocupa de los recursos “los abogados trabajan para intentar bajar la pena, porque de eso viven los abogados”, y entonces se analizan de nuevo todos los aspectos legales, provocando un mayor retraso.

Por ello, Francisco anunció que está trabajando para que cuando “un abuso sobre un menor sea probado, esto sea suficiente para no admitir ningún recurso”.

“Si hay pruebas, punto. (La sentencia) es definitiva”, aseveró.

Para Francisco cualquier persona que haya cometido un abuso “está enferma” y no se la puede perdonar porque “dentro de dos años puede volver a suceder, porque tenemos que meternos en la cabeza que es una enfermedad”.

El líder católico sentenció entonces que aunque existe la posibilidad de que el condenado pueda pedir la gracia al Papa, nunca la firmará.

“Yo no he firmado nunca una gracia y nunca la firmaré”, aseguró.

Explicó que él firma las sentencias y confesó que sólo una vez al inicio de su pontificado ante las dos posibilidades de condena para un sacerdote de la diócesis italiana de Crema firmó la más “benévola” pero después el cura reincidió.

“Nunca lo he vuelto a hacer y he aprendido de esto”, aseguró.

En su discurso también reconoció la ardua labor de esta comisión porque ante este problema “la toma de conciencia por parte de la Iglesia ha llegado un poco tarde”.

“Y cuando la conciencia llega tarde, los medios para resolverlos llegan tarde y yo esto lo sé. La realidad, y lo digo claramente, es que hemos llegado tarde”, añadió y puso como ejemplo la “terrible” práctica de cambiar a los supuestos curas pederastas de lugar.

Francisco también animó a seguir trabajando a la comisión presidida por el cardenal Patrick Sean O’Malley y que cuenta entre sus miembros con el religioso colombiano Luis Manuel Ali Herrera o el teólogo argentino Miguel Yáñez.

Entre sus miembros se encontraban también dos víctimas de abusos en su niñez por parte de curas: el inglés Peter Saunders y la irlandesa Marie Collins, pero ambos dejaron la comisión y criticaron los retrasos y denunciaron obstáculos.

Fuente: Emol.com

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: