Deportes

Pese a derrota, Massú señala: “Estamos reencantando a la gente”

Antes de regresar a Chile, el Vampiro analiza lo que dejó la derrota frente a Argentina y proyecta los desafíos para el futuro.

Un poco antes de las 10 de la mañana de ayer, Nicolás Massú y buena parte del equipo de Copa Davis, que cayó estrechamente ante Argentina, llegan al aeropuerto de Mendoza. Inmediatamente, la gente reconoce al capitán y son varios los que le piden almacenar el momento con una foto. Le reconocen su garra y el trabajo realizado con sus jóvenes dirigidos. Con las emociones más tranquilas luego de su paso por San Juan, el doble campeón olímpico se sienta a conversar a fondo con La Tercera.

¿Qué fue lo primero que pensó anoche cuando llegó al camarín?

Muchas emociones. Sensaciones de que la ilusión la tuvimos hasta el final, que la serie se pudo haber ganado. Estuvimos cerca. La tristeza normal de una derrota. Cuando uno pierde, se pone triste. Pero, por otro lado, la tranquilidad de que se entregó todo y de que estuvimos cerca. Son sentimientos encontrados rápidos.

La actuación del equipo y su desempeño en la silla como capitán generaron gran efervescencia en Chile.

Creo que mi personalidad siempre ha sido así. No sé vivir de otra manera. Entendí desde chico que esa actitud, esa personalidad, esa intensidad y esa energía de estar vivo me hacían tener mi mejor rendimiento como jugador. Yo terminé mi carrera como deportista profesional y estoy en la vereda del frente. Y desde ahí mi personalidad sigue siendo la misma, siento que estoy jugando el partido con ellos. Mi personalidad es así. Entonces, donde más concentrado estoy es cuando vivo el partido así. Y cuando estoy en la banca, les doy entusiasmo a ellos. Es parte de mi ser, me sale de esa manera. Aparte de que vivo la vida así. Entonces, no puedo estar en la silla distinto, porque no sería yo.

¿Cuánto cree que hay de su personalidad en el equipo?

Dentro de una cancha de tenis me transformo. Pero también afuera soy bastante intenso. No es que esté en la calle y sea tímido y callado. No, mi personalidad es así dentro de la cancha y se acentúa más porque obviamente hay en juego ranking, puntos, desafíos, Copa Davis… Pero creo que es súper importante que un entrenador o un capitán, como en el caso mío, muestre personalidad cuando hay que mostrar. O cuando haya que mostrar tranquilidad, la muestre; saber que hay que estar más encima o salirse un poco; meter más intensidad… Y eso, manejarlo con el tiempo. Uno tiene que saber cuándo estar más encima de un jugador o no. Eso uno lo va viviendo con ellos, cada jugador. Y sobre todo, lo que uno dice, porque los mensajes que uno da no pueden ser iguales. Todos tienen un tenis distinto. A algunos les hace bien ciertos mensajes. Por ejemplo, termina el partido de Nico, y a Nico tengo que decirle ciertas cosas. Y a Christian, otras. Tratar de buscar que a cada uno el mensaje que doy le llegue de la mejor manera, porque a lo mejor es el que mejor recibe. Entonces, el chip hay que sacárselo rápido. Hay que buscar soluciones. Ése es el trabajo mío: tener soluciones rápidas.

¿Siente que el equipo tiene su sello?

Yo me siento agradecido, porque me hacen fácil el trabajo. Siempre he dicho que esto es un equipo. En las buenas y en las malas. Partimos de muy atrás y hoy día estamos reencantando a la gente con el tenis. Ustedes mismos, los periodistas, vieron y saben de dónde empezamos. Y la gente también se involucra de vuelta en el tenis, cree en estos chicos, cree en el equipo… Nosotros creemos también. Yo lo único que les pido es que se entreguen al ciento por ciento, que trabajen día a día, porque sé que ellos tienen el potencial. Uno lleva harto tiempo en el tenis y ve que pueden hacerlo. Y aparte tienen la ventaja de que son muy jóvenes. Pueden mejorar y afinando ciertos detalles van a cumplir sus metas. Eso lo tengo clarísimo. Se puede ganar o perder, pero siempre tiene que estar la lucha constante; pelear de la primera pelota hasta la última. La Copa Davis es muy abierta. Hay partidos en los que estás a dos puntos de perder y los diste vuelta, porque seguiste luchando. La Davis tiene mucho nervio y no es fácil manejar ciertas situaciones. Y el que las maneja mejor es el que gana. Por eso, les trato de transmitir que los partidos son largos, que tienen que mantenerse ahí. Porque manteniéndote positivo, siempre tienes la posibilidad de volver en el partido.

¿Piensa retomar su carrera como entrenador en el circuito?

Hoy mi vida está perfecta cómo está, hago lo que me gusta. Soy un agradecido, tengo la energía, las ganas y estoy motivadísimo. Siento que estoy en otra etapa de mi carrera y no hay nada que me quede mejor que el tenis. Vivo el tenis 24 horas y si tomo un avión es porque voy a un torneo. Mi prioridad ahora es el tenis, en todo sentido. Puede ser en la Copa Davis, ayudando a los más chicos, dándoles consejos a los más niños y ayudando al tenis para que se fomente y se masifique. Pero mi prioridad es la Copa Davis. Y si el día de mañana tengo que estar más involucrado de lo que estoy en el tenis, lo voy a hacer.

Por su carrera, usted siempre es seguido desde afuera.

Estoy tranquilo. Si el día de mañana vienen nuevas proposiciones ligadas al tenis, siempre las voy a escuchar. Esto para mí es una pasión. Me gusta y siempre voy a estar dispuesto a ver cosas relacionadas con el tenis. Pero, por ahora, mi prioridad es la Copa Davis.

¿Qué tanta falta hizo Marcelo Ríos en la serie?

Del tema Marcelo conversemos después con mayor tranquilidad. Yo prefiero hablar de lo que pasó acá en esta Copa Davis.

¿Cuánto afectó la ausencia de Julio Peralta en el equipo?

Cuando vinimos a esta Davis, sabíamos a lo que podíamos enfrentarnos. Vinimos pensando que a lo mejor Nico iba a tener que jugar los tres partidos y, como dicen acá, tuvimos que bancarnos la situación. Y nos tocó y la enfrentamos. Son reglas de la Copa Davis que te pueden jugar a veces a favor y otras en contra. Pella también jugó dos partidos el mismo día y para él también fue difícil. Eso es lo primero. Por otro lado, las lesiones de los deportistas son parte. Obviamente, si tengo más jugadores en el equipo en gran nivel, tengo más opciones. Ellos tuvieron bajas. Pero, ¿qué pasa? Que esta pareja, Podlipnik con Jarry, también se complementa muy bien. Entonces, no es solamente el tema de Julio, que puede aportar mucho, sino que esta pareja juega muy bien y habría que ver de qué manera uno maneja eso. Eso sí, todo es relativo, porque no se sabe qué va a pasar con la Davis el próximo año.

¿Chile es candidato a meterse en el Grupo Mundial?

Pueden pasar muchas cosas, depende del desarrollo que tengan. Pero obviamente ellos tienen el tenis, tenemos un buen equipo. Lo más importante es que para mí siempre detrás del éxito hay como una pequeña familia. Y acá estamos muy unidos, los conozco desde chicos. A algunos desde que tenían 12 años. Entonces, cuando los veo avanzar, siento que vamos por el camino correcto. No hay muchos jugadores en Sudamérica. Y tener tenistas jóvenes en Chile hay que aprovecharlo y agradecer que exista motivación para que estos chicos puedan estar. Obviamente, sin depender del sorteo, sin depender de que toque de local o visita, y teniendo jugadores jóvenes que juegan bien, tenemos posibilidades de subir. Si seguimos en el trayecto normal, deberíamos estar en un tiempo más en el Grupo Mundial. No sé cuándo, pero vamos bien. Eso va a llegar. Hay que ver en qué momento. Todo depende mucho del desarrollo, pero nosotros estamos a full y motivadísimos. Se terminó esta serie y ya estamos pensando en la que viene.

 

FUENTE: LA TERCERA

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: