Nacional Pais Política

Piñera asume candidatura y llama a “desterrar el populismo” y la cultura del “cada día puede ser peor”

En el evento realizado en Quinta Normal, el precandidato de Chile Vamos además lamentó la “campaña sucia” contra su familia. Y también se comprometió a ir “más allá de lo exigido por la ley” para la separación de su rol como empresario y su eventual nueva llegada a La Moneda.

Criticando al gobierno de Michelle Bachelet y a la Nueva Mayoría, y con la presencia de los principales referentes de Chile Vamos, ex ministros, figuras del deporte y del espectáculo, esta noche Sebastián Piñera asumió su nueva candidatura presidencial.

En un discurso de 40 minutos, que pronunció ante cerca de mil adherentes en la explanada del Museo de Historia Natural del Parque Quinta Normal, en la comuna de Santiago, el precandidato de la centro derecha llamó a desterrar “las divisiones”, “el populismo” y “la creciente pérdida del sentido de unidad nacional, del principio de autoridad y de la amistad cívica, el debilitamiento de la confianza en nosotros mismos y de la esperanza en el futuro”.

“El Gobierno de la Nueva Mayoría ha sido un mal Gobierno. Los chilenos lo han sentido y han sufrido sus consecuencias. Hago esta afirmación con dolor, convicción y argumentos”, partió Piñera entre aplausos, añadiendo un crítico diagnóstico del país:

“Chile ha perdido su posición de liderazgo en América Latina. Mientras el mundo avanza nuestro país se estanca. Prácticamente no crece y deteriora la calidad de los empleos. Los salarios y pensiones se frenan. La inversión, el ahorro y la productividad caen. La capacidad de innovar y emprender se asfixia. Las oportunidades y las seguridades se debilitan. Las tres reformas estructurales: tributaria, educacional y laboral, fueron mal concebidas, peor implementadas y han significado un grave daño y retroceso para Chile”.

En esa línea, Piñera sostuvo que “la elección presidencial y parlamentaria de este año será la gran oportunidad para que los candidatos y coaliciones propongan sus soluciones a los graves problemas del presente y sus ideas para aprovechar las oportunidades del futuro. Y para que todos los chilenos y chilenas participen, aporten, se comprometan y decidan”.

“Estoy convencido –agregó- que Chile tiene dos grandes caminos: Una opción es insistir, o incluso profundizar, el camino equivocado que el actual Gobierno está recorriendo. La otra opción es corregir los errores, recuperar el rumbo y reencontrarnos con el camino de la unidad y el progreso, creando oportunidades y seguridades para todos”.

Además, Piñera lamentó el clima de odiosidad y “campaña sucia” que, a su juicio, se ha instalado en la política.

“La campaña presidencial no está empezando bien. Se ha instalado un ambiente de divisiones, descalificaciones, querellas y comisiones investigadoras, muchas veces sin fundamentos ni respeto por la verdad. Se está instrumentalizando a los organismos públicos, la Fiscalía y el Poder Judicial, para atacar a los adversarios políticos (…) Mi familia y yo hemos sido víctimas permanentes de esta inescrupulosa y a veces canallesca campaña sucia, orquestada y planificada por unos pocos, pero con el apoyo y complicidad de muchos. Sabíamos que la política es noble y dura. También a veces sucia. Pero no anticipábamos estos niveles de odiosidad y mentiras. Les pido a esos pocos, que por decencia y nobleza, no utilicen a mi familia para atacar mi candidatura”.

Respecto de un eventual nuevo gobierno, Piñera auguró dificultades, por lo que llamó a combatir el populismo, aunque ello signifique perder votos.

“Gobernar Chile nunca ha sido fácil y será más difícil aún. Tendremos que actuar con unidad y responsabilidad. Deberemos desterrar la demagogia, la improvisación y el populismo. Como candidato no prometeré lo que sé que no podré cumplir, aunque ello signifique perder votos. Como Presidente haré todo lo humanamente posible por cumplir lo que prometí. Respetaré los derechos de todos, y también, exigiré los deberes de todos”, indicó.

También abordó los cuestionamientos recibidos como empresario, comprometiéndose a profundizar la separación de su patrimonio y rol presidencial.

“Con respecto a la administración de mi patrimonio, como candidato y si soy elegido Presidente, cumpliré estrictamente con la exigente ley de probidad pública recientemente aprobada. No participaré en la administración ni gestión de ninguna empresa y tomaré todas las medidas necesarias, incluso yendo más allá de lo exigido por la Ley, para separar totalmente mi rol de Presidente y abandonar cualquier legítimo interés de naturaleza privada”.

Sobre sus prioridades, Piñera dio especial énfasis a recuperar el crecimiento del país y la creación de empleos, fortalecer la libertad de enseñanza y “superar la actual crisis de la salud en Chile”

En esa línea, en una velada crítica a una frase de la Presidenta Michelle Bachelet, Piñera señaló que “tenemos que desterrar la cultura del ‘cada día puede ser peor’. Ello sólo ocurre cuando se hacen las cosas mal. Chile ha demostrado ser un país resiliente frente a los desastres de la naturaleza pero muy vulnerable ante los malos Gobiernos. Es verdad que la buena política puede mejorar la calidad de vida de los chilenos, pero es aún más verdad, que la mala política la puede arruinar. Aún quedan muchos ‘mineros rezagados’ por rescatar en nuestra sociedad, y para ello necesitamos un buen Gobierno”.

“Por todas estas razones hoy anuncio mi decisión de postular nuevamente a la Presidencia de la República. Lo hago con entusiasmo y humildad, con confianza en Chile y los chilenos, y con fe y esperanza en el futuro. Dada la difícil encrucijada que vive Chile y la importancia decisiva de esta elección para los chilenos, siento que mi deber es asumir este liderazgo y desafío”, finalizó el precandidato de Chile Vamos.

Fuente: Emol.com

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: