Política

PPD y PC se suman a alerta del PS sobre daño electoral por incumplimiento del programa

Dirigentes de ambos partidos apuntaron a efecto negativo en electorado duro del sector.

La primera advertencia la realizó un grupo de diputados del PS al ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, durante un almuerzo que sostuvieron el martes: el recorte de medidas comprometidas en el programa de gobierno podría tener -le manifestaron al secretario de Estado- un daño para el oficialismo en los próximos desafíos electorales.

Luego de ese diagnóstico, esta inquietud fue exteriorizada ayer por otros sectores de la Nueva Mayoría, en particular, por dirigentes del PPD y el PC.

Esta disyuntiva se enmarca en un complejo contexto. Luego que el gobierno reconociera que el escenario de desaceleración económica provocará que no se cuenten con los recursos necesarios para impulsar la totalidad del programa, Valdés inició una serie de reuniones con dirigentes oficialistas para plantear la necesidad de hacer ajustes al programa. Esta inquietud la transmitió el día martes, durante el tenso almuerzo que sostuvo con la bancada del PS, cita en la que los parlamentarios previnieron sobre la eventual derrota del oficialismo en las próximas elecciones municipales, parlamentarias y presidenciales si se renunciaba a las promesas del gobierno.

En este contexto, el presidente del PPD, Jaime Quintana, apuntó ayer a la necesidad de no perder el electorado fiel de la Nueva Mayoría. “No podemos perder de vista el electorado duro, el que se ha mantenido más firme, aún con toda esta baja de las adhesiones y dificultades del gobierno en este año. Tenemos que cuidar a quien le estamos hablando, y vemos señales que están descuidando a ese electorado”, dijo. El senador ejemplificó con los mensajes presuntamente ambivalentes del Ejecutivo hacia el llamado “electorado duro”: “Postergación de la votación del proyecto de aborto, señales anticipadas y contradictorias sobre la nueva Constitución y algunos intentos en materia laboral de ir más allá de lo razonable, lo que significa alterar los ejes centrales del proyecto”, señaló el parlamentario, junto con agregar que “hay que ser más fino”.

Una opinión que es compartida por el jefe de senadores PPD, Guido Girardi. “Cuando hay crisis, el que apoya es el electorado duro. Por lo tanto, no me parece que a ese electorado, que es el 30% y que apoya al gobierno y sus reformas en las buenas y en las malas que, le debiliten esas reformas. Puede significar una frustración de ese mundo. Si bien hay que focalizar, las reformas no se pueden transar. La palabra empeñada se cumple”, dijo el legislador.

En el Partido Comunista, en tanto, insistieron en defender lo que motivó su ingreso a la Nueva Mayoría: el programa. “Comprometimos un programa de transformaciones, que fue encabezado por la Presidenta y con el cual nos comprometimos como Nueva Mayoría y como candidatos al Parlamento. Las opciones que busquen modificar el programa no serán comprendidas por los ciudadanos. Hay una crisis de credibilidad transversal, por lo que sería una mala opción incumplir los compromisos”, sostuvo el diputado PC Lautaro Carmona. El legislador  agregó: “La inconsecuencia tiene un castigo duro de parte de los ciudadanos”. Su par Hugo Gutierréz agregó que “esa preocupación es real, y hay algunos que creen, equivocadamente, que reestableciendo el voto obligatorio se soluciona esto, evitando que la desafección se evidencie con toda su fuerza”.

El PS insistió ayer en esta advertencia. El diputado Fidel Espinoza dijo que “no vamos a permitir volver a vivir con Valdés lo que vivimos con Andrés Velasco”. Esto, aludiendo al rol que jugó el otrora titular de Hacienda en el primer gobierno de Michelle Bachelet. Y la presidenta de ese partido, Isabel Allende, señaló: “La preocupación es legítima. No queremos que el marco restrictivo, que lo entendemos, pueda significar un costo mayor para los sectores más vulnerables”.

 

Fuente: La Tercera.

 

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: