Nacional Pais Política

Programa de Piñera incluye reducción de parlamentarios y cambios al Tribunal Constitucional

Aunque el texto contempla varias medidas ya anunciadas por el candidato de Chile Vamos, el documento contiene reformas al periodo presidencial y la creación de un consejo para la paz en La Araucanía.

“En nuestro gobierno La Moneda volverá a ser un espacio de encuentro y diálogo, donde prevalecerá ante todo la colaboración, la amistad cívica y la búsqueda de aquellos grandes acuerdos que nuestro país necesita para darle estabilidad y fortaleza a su desarrollo en el largo plazo”.

Es parte del programa de Gobierno que lanzará este lunes el candidato de Chile Vamos, Sebastián Piñera, bajo el título: “Construyamos Tiempos Mejores para Chile”. El documento, de más de 100 páginas, recopila las propuestas trabajadas durante meses por las veinte comisiones programáticas de su comando y en las que participaron unos mil profesionales.

Conceptualmente, insiste en la idea de una segunda transición para “llevar a Chile hacia un desarrollo integral” y está pensado para ocho años.

Entre las prioridades planteadas para su eventual nueva administración, destaca el interés por retomar el crecimiento, crear empleos y mejorar los sueldos; llevar a cabo una “cirugía mayor en la salud”; mejorar la calidad de la educación de los niños, jóvenes y trabajadores; disminuir la delincuencia, el narcotráfico y el terrorismo, entre otros temas.

El programa considera además las medidas que, en su mayoría, el candidato ha ido anunciando a lo largo de su campaña en materia de educación, como la decisión de mantener la gratuidad, aumentar las becas y crear un nuevo crédito estatal. También recopila las iniciativas presentadas en salud, seguridad, transporte y economía, entre otras.

El costo fiscal del programa asciende a US$ 14 mil millones para los cuatro años de gobierno, equivalente a un 5,5% del PIB anual. Adicionalmente, el plan implica un gasto en régimen para los años posteriores al periodo de US$ 4.800 millones, lo que corresponde a un 1,8% del PIB de un año.

Las áreas que concentran mayor porcentaje del gasto son el envejecimiento y las pensiones, con un 21,4% , la agenda de desarrollo económico, con un 20% y el área de infraestructura y conectividad, con 14,3%.

Para financiarlo, el comando propone “reasignaciones de presupuesto provenientes de programas mal evaluados, estrictas medidas de austeridad fiscal y un programa de reducción de gastos innecesarios para el sector público”, a lo que se suman las ganancias del crecimiento económico esperado, que se proyecta a 3,5% hacia el fin del periodo.

Periodo presidencial

Uno de los cambios que propone es al periodo presidencial, pero planteando dos posibilidades: introduciendo “la reelección inmediata por una única vez” o “extendiendo el periodo a seis años”.

A esto se suma la idea de “flexibilizar la orgánica del Poder Ejecutivo”, dando al Presidente la posibilidad de “reorganizar por una vez, al inicio de su mandato, los ministerios y la dependencia de servicios públicos en conformidad con sus prioridades”.

Además, propone que el régimen de urgencias legislativas “sean calificadas por la Cámara respectiva” e impedir que se utilice “más de un número determinado de urgencias por comisión”. La propuesta considera “restringir su presentación en periodos previos a elecciones, para evitar su aprovechamiento político y el abuso de las facultades exclusivas”.

Reducir parlamentarios y reelección limitada

El texto también contempla regular el reemplazo parlamentario cuando el cargo queda vacante, estableciendo que “se provea por la persona que habría resultado elegida de corresponderle a esa lista otro cargo”. Esto también limitaría la reelección de los parlamentarios, además de introducir la iniciativa popular de ley y los plebiscitos regionales.

El programa resalta la idea disminuir el número de parlamentarios manteniendo un sistema proporcional, lo que implica una nueva modificación al sistema electoral que fue promulgado en abril de 2017 y que en estos comicios elige su primer Congreso.

En cuanto a diputados, el candidato propone reducir el número a 120, la misma cantidad que consideraba el sistema anterior, anulando así el aumento a 155 que se aprobó con la reforma. Con respecto a los senadores, busca bajar el número de 50 a 40, dos sillones más de los que se elegían en los comicios anteriores.

Modernización del Tribunal Constitucional

En la misma línea, el candidato de Chile Vamos propone revisar el sistema de nombramiento de los ministros del Tribunal Constitucional, promoviendo un “mayor escrutinio de los postulantes”, para favorecer la transparencia, e involucrar a los tres poderes del Estado.

Además, plantea reducir el número de ministros de 10 a 9 para evitar que, ante un empate, lo que dirima sea el voto del presidente del organismo. También busca crear un “Consejo de ex Presidentes de la República” como órgano asesor.

Énfasis en la clase media y el empleo

El abanderado además planteó crear un sistema de protección denominado “Red Clase Media Protegida”, dependiente del propuesto Ministerio de la Familia y Desarrollo Social.

Ella apuntaría a “la protección ante aquellas contingencias que generan mayores inseguridades y riesgos”, como el desempleo, las enfermedades graves, el costo de la educación superior, la longevidad asociada a la dependencia física y los delitos violentos.

Dentro de las metas de la eventual administración, se encuentra duplicar la tasa de crecimiento con respecto al gobierno actual, duplicar la “capacidad de crear nuevos empleos”, mejorar la calidad del trabajo y “aumentar significativamente” la tasa de incremento de los salarios. Tras los cuatro años del eventual gobierno, la meta fijada es tener 9 millones de personas empleadas.

Nueva institucionalidad para La Araucanía

El programa considera la creación de un Consejo para la Paz en la Región de la Araucanía, que estaría integrado por representantes del Estado y del pueblo mapuche, además de agricultores, parceleros y organizaciones sociales.

El objetivo sería servir como “instancia formal de diálogo” entre todos los actores de la región, y estaría abierto a todas las comunidades, aunque un requisito para participar sería el “rechazo explícito a los métodos violentos”. El consejo buscaría “proponer recomendaciones para consolidar la paz social en La Araucanía”.

Fuente: Emol.com

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: