Cultura Región

Quillón revivió la historia en el día del patrimonio cultural

Quilloninos y turistas recorrieron los principales hitos de su riqueza patrimonial. La parroquia Inmaculada Concepción, el Puente Viejo y viñas centenarias, mostraron en su esplendor al Valle del Sol.

Un recorrido por la historia de Chile, de viñas centenarias y la iglesia católica; realizaron en Quillón vecinos y turistas de la comuna, quienes participaron de la celebración del Día del Patrimonio Cultural.
En la instancia, el público pudo conocer acerca de los hitos históricos que rodean el Valle del Sol y su importancia en el desarrollo del país.

“Como municipio estamos muy contentos con la recepción que tuvo la gente en la visita a los hitos que se definieron para visitar en el Día del Patrimonio. Eso quiere decir que los quilloninas y los turistas quiere. A nuestra comuna y quieren conocerla a fondo. Fue una bonita y enriquecedora experiencia que vivieron los visitantes, a quienes se le regalaron también recuerdos y dípticos alusivos a los lugares que visitaron”, indicó Roberto Venegas, jefe de Gabinete de la Municipalidad de Quillón.

La parroquia Inmaculada Concepción fue uno de los puntos de interés visitados. Data de 1832 y ha visto pasar 23 sacerdotes, siendo el primero Juan Paulino Flores, cuyo nombre lleva hoy una de las calles principales de Quillón.

Diversos elementos litúrgicos y actas de los primeros bautizos realizados en la parroquia fueron parte de la muestra que la iglesia puso a disposición de sus visitantes. “La historia de este templo parroquial es muy rica. Hemos tenido que reconstruirla después de tres terremotos, el de 1835, 1939 y el último de 2010. Aquí tuvimos sacerdotes que duraron 28 y hasta 35 años, algo que poca gente sabe, pero que hoy pueden conocer”, señaló Víctor Sanhueza, sacristán de la parroquia Inmaculada Concepción.

UN CAPÍTULO DE LA HISTORIA DE CHILE

Otro hito visitado en el Valle del Sol fue el monolito que recuerda la Batalla del Roble, gesta que enfrentó en 1813 al ejército patriota, comandado por José Miguel Carrera y Bernardo O’Higgins; contra las huestes realistas, a orillas de río Itata.  Este enfrentamiento fue una de las últimas derrotas patriotas que junto con el desastre de Rancagua marcan el fin de la Patria Vieja.

Los alumnos de la escuela Héroes del Itata fueron los encargados de contar la historia de “Paso El Roble” a los visitantes. Vestidos a la usanza de la época, recrearon la batalla y repartieron dípticos con detalles de la gesta.

Junto al sitio de El Roble, sobre el río Itata, se encuentra el conocido Puente Viejo, construido en 1929 y que fue el encargado de unir durante décadas a las comunas de Bulnes y Quillón, además de facilitar el tráfico desde Concepción hacia el norte y el sur del país. Sin embargo, para los habitantes del Valle del Sol marca puntos de su propia historia de vida.

“Este puente se dejó de usar, porque tiene una sola vía y el tráfico vehicular aumentó. Pero no sólo eso, muchos enamorados despechados vinieron aquí a intentar terminar con su vida, al menos así cuentan algunas historias antiguas. También había gente más osada que venía a bañarse al río y se tiraban desde el Puente Viejo. Esto ha dado mucha riqueza al patrimonio de Quillón”, aseguró Edgardo Guajardo, profesor de la comuna.

Las viñas centenarias fueron otra parte del recorrido, considerándose Lomas de Quillón y Viña Arístides. Es allí, donde dicen los quilloninos que comenzó la historia de la viticultura en el Valle del Itata, con más de 100 años entregando los mejores mostos de la Región del Biobío.

Las visitas a los puntos históricos abiertos para el público, se desarrollaron durante todo el día, con un amplio marco de visitantes, que aprovechó, gratuitamente, las muestras y degustaciones.

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: