Nacional Pais

Rafael Garay ya está en Chile: Falso economista podría ser enviado a prisión a la espera de su juicio

A las 10:08 horas de este jueves aterrizó el vuelo Airfrance 406 -proveniente de París- donde viaja el ingeniero tras ser extraditado por la justicia rumana.

En calidad de detenido llegó este jueves al país el falso economista Rafael Garay tras ser extraditado desde Rumania para enfrentar un proceso penal en Chile por supuestas estafas contra 36 personas que bordean los $1.800 millones.

El ingeniero aterrizó en la losa del aeropuerto internacional de Santiago Arturo Merino Benítez a las 10:08 horas de hoy, a bordo del vuelo Airfrance 406, proveniente de París.

Lo hizo escoltado por tres policías de Interpol Chile, quienes una vez concretado los trámites de su ingreso al país, lo trasladarán hasta el palacio de Tribunales para ser notificado -en la secretaria criminal de la Corte de Apelaciones- del proceso de extradición en su contra.

Garay viajó sentado en la última fila de la nave y descenderá por la cinta 2 una vez que todos los pasajeros lo hayan hecho.

Se espera que cerca del mediodía, luego de su paso por Policía Internacional, salga de la terminal aérea rumbo a tribunales y posteriormente, será trasladado hasta el Centro de Justicia, donde a las 13:00 horas se realizará la audiencia de formalización y se definirán las medidas cautelares a las que quedará sujeto mientras dure la investigación en su contra.

De acuerdo a la investigación del fiscal centro norte José Morales, el imputado a través de engaños, habría logrado estafar a 36 personas, a quienes convenció para que invirtieran sus fondos en su empresa Think & Co. comprometiendo una rentabilidad mínima anual del 18%.

En su indagatoria, el fiscal estableció que la firma del falso economista si bien se constituyó legalmente en 2008, desde 2011 solo sirvió para aparentar y realizar contratos simulados, ya que no registra movimientos desde entonces.

De esta manera, sostuvo el engaño hasta junio de 2016, cuando a través de un correo electrónico informó a sus inversionistas el cierre de las operaciones de su firma debido al cáncer terminal que -según aparentó- lo afectaba.

De acuerdo a los antecedentes de sustentaron la formalización de Garay, el año pasado, Garay pactó contratos falsos con sus víctimas, retribuyéndoles en principio las ganancias comprometidas para convencerlos del éxito de su inversiones en mercados asiáticos.

Asimismo, decía mantener oficinas en Hong Kong para respaldar su negocio, el cual -según aseguraba- estaba regulado y sometido a la supervisión de la Superintendencia.

La indagatoria también estableció que el ingeniero se aprovechaba de ser una figura pública para lograr credibilidad, jactándose de su amistad con el periodista Iván Núñez -una de sus víctimas- y por tener un programa de radio.

Fuente: Emol.com

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: