Nacional Pais Política

Renuncia de Lagos instala riesgo de quiebre en la Nueva Mayoría

Ex Mandatario reconoció que no concitó apoyos en la centroizquierda ni en la ciudadanía y depuso su candidatura presidencial. Buscará seguir como referente. La DC advirtió que se hace muy difícil competir en primarias, lo que pondría en jaque el futuro del bloque.

A las 17.30 horas del lunes, decenas de adherentes y colaboradores llegaron al sindicato del BancoEstado para darle un último gesto de apoyo al ex presidente Ricardo Lagos. Acompañado por la directiva del partido que fundó (el PPD), el ex jefe de Estado cerró un complejo ciclo con la ovación de los presentes. Horas antes, a eso de las 9.00, Lagos había llegado hasta su fundación en la comuna de Providencia para anunciar una decisión indeclinable: renunciar a su aspiración de convertirse nuevamente en Presidente de la República. La noche del domingo y luego de que el comité central del Partido Socialista resolviera respaldar al senador Alejandro Guillier, el ex mandatario analizó el resultado con su círculo más cercano y resolvió deponer su candidatura, abriendo un complejo escenario de eventual quiebre al interior de la Nueva Mayoría.

En la mañana, acompañado de sus colaboradores más cercanos y su esposa, Luisa Durán, Lagos leyó una emotiva declaración: “Debo admitir que en mi propio espacio político, la centroizquierda, no se ha producido una convergencia en torno a este proyecto, seguramente porque no todos compartimos el mismo sentido de urgencia ante la amenaza de una dispersión estratégica de las fuerzas progresistas y una ola de restauración mercantilista y conservadora que puede durar muchos años. Tampoco se me pasa por alto que el afecto y el compromiso que he sentido en mi caminar por Chile no se ha reflejado en un apoyo ciudadano suficientemente amplio como para llevar adelante estas propuestas”, dijo el ex jefe de Estado. Y agregó: “Por estos motivos he decidido renunciar a la aspiración de alcanzar nuevamente la Presidencia de la República”.

Subiendo el tono de su voz, Lagos enfatizó en que “los chilenos me conocen: no soy un caudillo. Sé escuchar la voz del pueblo y someterme a su veredicto. Estoy en política para servir al país, no para acumular honores; para robustecer las instituciones democráticas, no para burlarlas; para formular propuestas constructivas, no para hacer gestos populistas ni llamados demagógicos”.

La determinación del ahora ex abanderado del PPD se dio a pesar de la intensa ofensiva de la directiva de ese partido para evitar su bajada. Las gestiones comenzaron el mismo domingo, luego de que el comité central del PS decidiera que la votación sería cerrada, mecanismo que, se preveía, favorecería la opción de Guillier. El propio timonel PPD, Gonzalo Navarrete, llamó al ex mandatario para advertirle que declinar su candidatura no era la mejor decisión. Más tarde, durante la noche del domingo, la directiva decidió visitar a Lagos en su hogar en Las Condes, y aunque algunos miembros alcanzaron a llegar hasta su departamento y le pidieron reconsiderar su decisión, la reunión se filtró y terminó por cancelarse.

Si bien la bajada de Lagos se esperaba al interior del oficialismo, su anuncio provocó un fuerte remezón en los partidos del bloque. Esto, porque con el retiro del ex mandatario de la carrera presidencial, el riesgo de que se cancele la primaria presidencial del 2 de julio cobró aún más fuerza. Para la DC, advirtió la propia timonel y candidata presidencial Carolina Goic, “se hace muy difícil que vayamos a primaria”.

Aunque la decisión final se resolverá en la junta nacional de la DC el próximo 29 de abril, la inquietud del conglomerado se vio reflejada hoy en el comité político de La Moneda. Para varios dirigentes del oficialismo, que la falange compita directamente en primera vuelta representa el quiebre de la Nueva Mayoría.

El nuevo cuadro genera preocupación en el PR, puesto que para la colectividad el mejor escenario para su abanderado es ganar la primaria del oficialismo y llegar fortalecido como la carta de la Nueva Mayoría a noviembre.

El análisis que primaba hoy en el oficialismo, tras la bajada del ex jefe de Estado, apuntaba a que este hito marcaba no solo el final de una etapa para la centroizquierda chilena, sino también para la carrera política del propio ex mandatario.

Sin embargo, desde su comando adelantaron que Lagos buscará seguir jugando un rol político con el objetivo de buscar la unidad de la coalición y participar en el debate de ideas de cara a las elecciones.

“Renuncio a una candidatura presidencial, pero no renuncio a ser un ciudadano que participa activamente en los asuntos públicos de su país”, sentenció Lagos.

Fuente: latercera.com

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: