Tendencias

Semilla de Chía: El Alimento Ancestral Vuelve al Presente

La Chía es una planta de origen mexicano , cuya semilla ha sido ampliamente reconocida por sus beneficios. Durante siglos, las antiguas civilizaciones precolombinas la utilizaban como compuesto base para su dieta , debido a sus amplias propiedades, siendo utilizadas como suplemento alimenticio. En la actualidad está siendo cada vez más incorporada a la dieta en personas de todas las edades.

Fuente principal de Omega 3 y 6

Los ácidos grasos esenciales constan del Acido Linoleico y el Acido Alfa Linolénico. Se denominan así debido a que nuestro cuerpo no puede generarlos por sí solo. Al consumir el primero, el cuerpo lo utiliza para producir otras grasas que son también necesarias, tales como el Acido Gamalinolénico y el Araquidónico. Este conjunto de ácidos forman el grupo de los llamados ácidos grasos Omega- 6.

Por otra parte,  el Acido Alfa Linolénico se utiliza para producir los Acidos Eicosapentanoico y Docosahexaenoico; ambos forman la familia de ácidos Omega-3, pudiéndose adquirir a partir del consumo de pescados de agua fría como trucha y salmón, pero principalmente de la chía. Dentro de su perfil químico, esta semilla posee un 63% de Omega 3, no existiendo actualmente ningún otro producto que supere este porcentaje,  como el caso del pescado que solamente posee un 20%.

Prevención de enfermedades

Los ácidos grasos insaturados presentes en la chía son esenciales para el cuerpo, emulsificando y absorbiendo vitaminas liposolubles como a, d, e y k. Además contribuye a la respiración de los órganos vitales, ayuda a regular la coagulación de la sangre, células de la piel, membranas, mucosas y nervios. Además contiene una larga cadena de triglicéridos en la correcta proporción,  reduciendo el colesterol adherido a las arterias.  Asimismo mantiene los niveles de azúcar en la sangre (gel de Chia), el cual puede ser útil en la prevención y control de la diabetes. Por otra parte,  facilita el crecimiento y la regeneración de tejidos durante el embarazo y lactancia, así como también ayuda a regenerar músculos para los atletas y físico-culturistas. Es un buen proveedor de calcio y también contiene Boron, que actúa como catalizador para el cuerpo, absorbiendo y utilizando el calcio disponible.

Datos para un buen consumo

A la hora de incorporar esta semilla a nuestra  dieta, se debe tomar en cuenta que la dosis recomendada para un adulto es de dos a tres cucharaditas diarias, mientras que si ya se sufre de algunas enfermedades como las anteriormente nombradas, la dosis es de 5 cucharaditas diarias.

En cuanto a su preparación, esta puede ser ingerida en variadas formas. Puede ser consumida como semilla entera, dejándola remojar por 20 a30 minutos en un vaso de agua helada hasta la formación de gel, o también molida, la cual no requiere remojo previo y puede ser consumida en frío como aderezo para ensaladas, en jugos naturales y con leche o algunos de sus derivados tales como el yogurt y la crema.

Otras de sus múltiples ventajas es que la semilla de Chía  no tiene olor ni sabor, facilitando su consumo para gente de todas las edades. Con respecto a su conservación, esta  tiene la particularidad de estar cubierta por un gel antioxidante, pudiendo almacenarse por años sin sufrir deterioro alguno en su composición.

Por: Natalia Sáez B.

 

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: