Nacional Pais Política

Senador Andrés Allamand: “Las reformas de este gobierno han sido un desastre”

En el lanzamiento del libro “Antipredicciones: La fragilidad de los modelos y el optimismo de algunos tecnócratas”, el senador por Santiago Poniente se refirió a las políticas públicas que ha impulsado la administración de Michelle Bachelet.

Cerca de 150 personas se congregaron el jueves 19 de octubre en el auditorio de Libertad y Desarrollo para el lanzamiento del libro “Antipredicciones: La fragilidad de los modelos y el optimismo de algunos tecnócratas” (Ediciones “El Líbero”), que expone un análisis crítico respecto a los riesgos y errores que usualmente cometen los expertos al utilizar modelos analíticos en los campos asociados al comportamiento de las personas, y que está escrito por el experto en transportes, Louis de Grange, y por el economista Rodrigo Troncoso.

El texto fue presentado por el senador de Santiago Poniente, Andrés Allamand, y por el arquitecto Iván Poduje, quienes comentaron y explicaron el libro y sus principales temáticas.

“Hoy se habla tanto de la liquidez, de la complejidad, de la incertidumbre, de que es difícil predecir las cosas porque la información lo ha hecho mucho más difícil, de que los gobiernos parten con una carta de navegación y de repente hay una eventualidad y tienen que cambiar su agenda… Yo creo que la primera ventaja que tiene el libro es que permite reportar con seriedad ese fenómeno, permite consultar a los autores que han discutido este tema. Uno se puede hacer una idea fundada y argumentada de porqué esta complejidad que hay hoy, se produce”, señaló Iván Poduje al inicio de la exposición. Además, dijo que el libro explica este fenómeno de manera entretenida, “con ejemplos que denotan el talento de los dos autores y permiten articularlo como un guión”.

Sin embargo, el arquitecto advirtió que existe el riesgo de que el libro sea tomado por algunos para desprestigiar los avances que han producido los tecnócratas en el país, ya que aseguró que a través de los distintos gobiernos se han hecho “extraordinarios” progresos en los últimos 20 años: “Había tecnócratas a cargo de políticas sociales tan exitosas que redujeron la pobreza, sacaron los campamentos, le dieron agua potable y alcantarillado a todas las ciudades, coberturas sanitarias que no tiene ningún país de Latinoamérica… Construyeron dos millones de viviendas, cambiaron la infraestructura del país radicalmente, duplicaron la red de metro”.

Por otra parte, en su exposición, Allamand sostuvo que el libro de Louis de Grange y Rodrigo Troncoso es entretenido e ingenioso, pero además, aseguró que se se adentra con “mirada fresca” en la discusión entre técnicos y políticos. “La verdad es que al final del día los técnicos irán acumulando rabia a medida que pasan las páginas, y aunque no lo quieran admitir, un cosquilleo molesto se les instalará en el estomago, aparecerá tras la cara de los dos autores el rostro infame de la traición”, dijo, entre risas del público, y luego agregó: “A la inversa, los políticos, a medida que avancemos en la lectura, sentiremos un incipiente regocijo que se transformará en una desbordante alegría. Los tecnócratas, bajándose a sí mismos del pedestal, reconociendo sus limitaciones… En el fondo la lectura tendrá el sabor de la venganza que, como ustedes saben, es un plato frío”.

En entrevista con “El Líbero“, el senador por Santiago Poniente se refirió más en profundidad a las temáticas que aborda el texto y a las políticas públicas del país.

El libro habla sobre los errores que se cometen en políticas públicas, cuando los expertos utilizan modelos analíticos en los campos asociados al comportamiento de las personas. En base a esta tesis, ¿usted cree que en el gobierno actual ha habido malas políticas públicas?

– El libro es muy interesante, muy entretenido, y de alguna manera pone en tela de juicio lo que son las predicciones tecnocráticas. ¿Pueden haber buenas políticas públicas sin el aporte de la técnica? Por supuesto que no. Pero pueden haber políticas públicas malas, porque hay malas aplicaciones tecnocráticas, como el Transantiago, o porque no se toman en cuenta elementos que son fundamentales para que las políticas públicas funcionen. Al final del día, las políticas públicas correctas son las que equilibran adecuadamente las visiones políticas y las visiones tecnocráticas.

– ¿Hay algún “Transantiago” en el gobierno actual, en términos de malas políticas públicas?

– Es difícil que haya un Transantiago tan visible, pero tengo la impresión de que hay un montón de políticas públicas que son muy equivocadas, que apenas se han aprobado las reformas inmediatamente se inicia el proceso de corrección y revisión de las mismas. Fue lo que pasó con la reforma tributaria, es lo que está pasando con las reforma educacional y es lo que va a pasar con la reforma laboral. Desde el punto de vista técnico, mas allá de la orientación equivocada o correcta, técnicamente hablando, las reformas de este gobierno han sido un desastre.

– ¿Lo que pasó con la ley de inclusión escolar es un ejemplo? 

– La ley de inclusión es una mezcla de mala ideología y mala tecnocracia. Es mala ideología porque está llena de prejuicios, y muy mala tecnocracia porque los instrumentos que se han puesto en la ley simplemente no van a funcionar. Por ejemplo, hay todo un mecanismo para que los sostenedores puedan adquirir sus propios inmuebles, lo que es ideológicamente equivocado, pero que desde el punto de vista técnico, es decir de su materialización, es simplemente imposible.

– Usted integra el equipo estratégico de Sebastián Piñera. ¿Cómo puede tener sentido este libro en un eventual gobierno, cualquiera este sea?

– Puede servir como un libro de advertencia, de que las políticas públicas tienen que tener elementos o insumos técnicos y tienen que tener también insumos políticos. Entre esos insumos políticos está por ejemplo el apego a la realidad, el ser capaces de recoger información dispersa y ser capaces de analizarla, procesarla adecuadamente, escuchar a las personas, validar las experiencias, saber por qué otras cosas han fracasado en algunos momentos. La buena política es extraordinariamente compleja y, vuelvo a decir, es una mezcla de correctas decisiones, buena técnica, inteligencia, intuición, también una pizca de suerte.

– ¿Este libro puede servir como consigna?

– No como un manual, pero sí como un libro de advertencia. Todas las personas que están envueltas en políticas públicas tienen en este libro un buen libro para el velador, no sé si para todos los fines de semana, pero por lo menos para algunos…

Fuente: ellibero.cl

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: