Economía

Sernac por negativa de Banco de Chile a presentar 50 cartolas de clientes con línea de sobregiro: “Es inverosímil”

El fiscalizador quiere demostrar que el banco cobraba comisiones sin estar justificadas. Para ello pidió medio centenar de cartolas de 2009 a 2015. El banco señala que para eso requiere 25 mil intervenciones de documentos, pero Sernac sostiene que es mucho menos.

Sin guantes está la disputa entre el Sernac y el Banco de Chile en el juicio que presentó en febrero de 2014 la entidad pública, denunciando el cobro ilegal de comisiones y el uso de cláusulas abusivas por parte de la institución ligada al grupo Luksic y Citi.

En medio de la etapa probatoria, el Sernac presentó un informe que calculaba hasta en 60 millones de dólares las compensaciones que debería pagar el banco si el tribunal declara la ilegalidad de las cláusulas y comisiones denunciadas.

El banco refutó duramente el informe, cuestionó su validez por haber sido elaborado por funcionarios del Sernac y cuestionó la metodología usada.

El Sernac cree que hay cláusulas abusivas y que el banco cobra comisiones mensuales y semestrales a quienes usan la línea de sobregiro pactado, sin que haya una contraprestación, por lo que son intereses. Si ello fuera así, denunció, implicaría que, al sumar las comisiones a los intereses que adicional y justificadamente cobra el banco, se vulneraría la Tasa Máxima Convencional.

Pero junto con el cálculo de las compensaciones, el Sernac requirió ante los tribunales que Banco de Chile presentara algunos documentos que permitieran tener certeza del número de clientes que firmaron el contrato que incluía la línea de sobregiro pactada y otro con la cantidad de personas que lo usaron y en qué modalidad: básica o intermedia, siendo la segunda el doble de costosa que la primera.

Según la denuncia de Sernac, el banco cobraba una comisión mensual y otra semestral si el cliente usaba la línea de sobregiro, un producto que facilitaba un crédito automático adicional al de la línea de crédito tradicional. Banco de Chile informó ante la justicia que 126.050 personas tenían el producto y que sólo unas 25 mil, en promedio, lo usaban mensualmente entre enero de 2013 y junio de 2014.

Las 25 mil “intervenciones”

La negativa del banco a entregar las cartolas –presentada a fines del mes pasado– fue tajante. Divagó jurídicamente por largo rato explicando que no tenían esos listados disponibles en el banco y que, por lo tanto, no estaban obligados a presentarlo.

Para ello, Banco de Chile describió con lujo de detalles el complejo trámite que implicaría para la mayor entidad financiera de Chile –que anualmente bordea ganancias por casi US$ 1.000 millones– realizar dicho trabajo.

En la presentación de fines de junio pasado, el abogado del banco, Andrés Tavolari, indicó que la solicitud de Sernac de presentar 50 estados de cuenta, incluyendo cartolas históricas que den a conocer cobros, cargos y comisiones en la cuenta corriente, línea de crédito y línea de sobregiro pactado, implicaría exhibir 150 documentos por cada mes.

Dado que son 3 meses al año, significarían 450 documentos por cada año desde 2009 a 2015. En total, 3.150. Dado que los documentos se piden tanto para el producto básico como intermedio, implicaría un total de 6.300.

Es decir –dijo Tavolari–, la exhibición solicitada supone buscar, a lo menos, 6.300 documentos, fotocopiarlos y ordenarlos o juntarlos para presentarlos al tribunal. Adicional y previamente –agregó–, en cada uno de ellos, sería necesario tarjar, necesariamente, cuatro datos personales: nombre, rut, domicilio de cada titular de cuenta y el número de cuenta. Como estas últimas cuatro intervenciones se deben hacer en 6.300 documentos, llegaría al total de más de 25 mil intervenciones.

“No está de más agregar que se trata de un trabajo manual que se realiza en un documento, que ya fue fotocopiado para trabajar en él y que luego debe ser nuevamente fotocopiado, ahora, para evitar que los datos tarjados se adviertan a trasluz. ¿Puede imaginar, el tribunal, el tiempo y el número de personas –con el consiguiente costo– que se necesitaría para realizar este trabajo, si se diera lugar a lo pedido?”, inquirió en ese momento el abogado. Aseguró que implicaba un alto costo recabar la información para enviarla al juicio y pidió que, si el tribunal ordena la entrega de la referida información, que el costo de la gestión lo pague el Sernac.

Sernac contrataaca

Esta semana, Sernac contraatacó ante la negativa de Banco de Chile. “La demandada ha señalado que los documentos solicitados no existirían en su poder. Sin embargo, dicha afirmación es inverosímil, por cuanto resulta imposible creer que no disponga de aquellos antecedentes que permitan determinar al Banco de Chile el número de clientes que han suscrito contratos con el producto de línea de sobregiro pactado, con las distintas tarifas según el tipo de plan convenido”.

Asimismo, la defensa del Sernac añadió: “En la misma línea, es increíble que carezca de los antecedentes que justifiquen el número de operaciones realizadas con cargo a la línea de sobre giro pactado y comisiones cobradas en relación a dicha línea”.

El organismo público, además, aseguró que no ha pedido la elaboración de un documento que no exista y que no conste en poder del banco, sino “la exhibición que una institución bancaria debe tener”.

En ese sentido, Sernac advirtió que, pese a que no haya listados, nóminas o resúmenes, el requerimiento incluía “cualquier documento mediante el cual, dé cuenta o permita conocer”, amplitud apuntada justamente “porque presumíamos que la demandada se iba a negar injustificadamente a la exhibición”.

Además, Sernac había pedido que se mostraran los libros de venta del banco entre 2009 y 2014, lo que el Chile rechazó. Sernac volvió a la carga indicando que si bien el Código de Comercio prohíbe a los tribunales ordenar la manifestación y reconocimiento general de los libros, lo que pidió el servicio público solo apunta a determinados documentos y que sí estarían permitidos legalmente.

El Sernac subió el tono contra el banco al rebatir los argumentos de costos que implicaría recabar la información requerida respecto de un grupo específico de medio centenar de clientes con sobregiro pactado, trabajo que –según Banco de Chile– supondría más de 25 mil “intervenciones” en la entidad para conseguir cada dato.

“El Banco de Chile artificialmente eleva el número de documentos que esta parte ha solicitado exhibir llegando a 6.300 documentos, lo que a su interpretación requeriría 25.200 intervenciones. Esta (parte) no ha solicitado tal cantidad de información. Por el contrario, se ha requerido 50 estados de cuenta y sus respectivas cartolas correspondientes a tres meses sucesivos de los años 2009 a 2015”, explicó Sernac.

De esta forma, continuó, cada petición implica a lo menos la exhibición de 350 documentos, y ambas, un total de 700, justamente porque se ha requerido que sean meses consecutivos.

No obstante, dice la presentación del fiscalizador, si la demandada presentara un documento por mes, el máximo de antecedentes sería de 2.100 por ambas peticiones. “Ergo, sea adoptando el supuesto máximo no se llega a la elevadísima cifra calculada por el opositor”.

Además, a propósito de la información requerida, Banco de Chile había pedido que el Sernac dispusiera el costo del procedimiento, lo que también el abogado del ente público, Jerardo Lebuy, pidió que fuera rechazado.

 

Fuente: El Mostrador.

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: