Nacional Pais Política

Solo un tercio de los colegios subvencionados decidió convertirse en fundación sin fin de lucro

Al cumplirse el plazo legal del 30 de junio, 1.744 colegios, de un total de casi 6 mil, pasaron a transformarse en corporaciones. Quedan 2.317 colegios que aún no deciden si continuarán o cerrarán, y ya hay 80 que desaparecerán debido al impacto de dicha reforma de Bachelet.

La puesta en marcha de la polémica ley que puso fin al lucro, a la selección y al copago -bautizada como “ley de inclusión” por el gobierno- fue objeto de una sesión especial el miércoles en la Sala de la Cámara de Diputados, en que la ministra de Educación, Adriana Delpiano, mostró por primera vez en que nivel de avance está la reconversión de los colegios subvencionados que establece dicha legislación.

Al 30 de junio pasado, los colegios particulares subvencionados debieron informar si se pasaban a corporaciones sin fines de lucro, como exige la ley, o se convertirán en particulares pagados. Los que no opten por una u otra opción, simplemente deberán cerrar sus puertas.

Sin embargo, el Mineduc no había informado el destino de los establecimientos, secretismo que terminó cuando la ministra Delpiano proyectó ante los parlamentarios un cuadro estadístico con la situación de los establecimientos subvencionados.

Sólo el 30% de los colegios decidió convertirse en fundación sin fines de lucro  

La cifra más relevante y mayoritaria, es que de los 5.862 colegios subvencionados en el país, apenas 726 se han convertido ya en fundaciones o corporaciones sin fines de lucro como exige la legislación impulsada por el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet. Ese cambio legal es indispensable para seguir operando como colegio.

A esos 726 se suman otros 1.289 colegios que están en trámite, lo que significa que apenas 1.744 colegios (el 30% del total) decidió convertirse en corporaciones o fundaciones sin fines de lucro. Otros 1.018 colegios ya eran fundaciones sin fines de lucro antes de la ley (ver recuadro al final del artículo).

Un aspecto sensible para el Mineduc es que hay 2.317 colegios que aún no se pronuncian sobre lo que harán al 31 de diciembre, dejando una zona nebulosa para miles de alumnos.

Hernán Herrera, presidente del gremio de colegios subvencionados (Conacep), dice que no han tomado la decisión porque “hay mucha incertidumbre y preguntas sin respuestas que esperamos que se resuelvan, ya sea por la vía de una ley corta o la prórroga de un año para convertirse en sin fines de lucro”.

El plazo fatídico de fin de año establece que todos los colegios deben estar convertidos en fundaciones sin fines de lucro, y que en caso de no hacerlo deben cerrar, porque ya venció el plazo el pasado 30 de junio para convertirse en particulares pagados.

Los sostenedores tienen problemas para desprenderse de la propiedad, lo que conlleva una pérdida importante del patrimonio que han tenido por años, los arriendos, los créditos bancarios y el reavalúo fiscal del 60% del valor comercial que prometió el Ministerio de Hacienda y aún no se cumple.

Por ello, diputados de la Nueva Mayoría que aprobaron dicha reforma, como Matías Walker y Yasna Provoste, le pidieron a la ministra extender el plazo al 31 de diciembre de 2018 para que los colegios se conviertan en fundaciones sin fines de lucro.

226 colegios cerrarán o pasarán a particular pagado

La ministra Delpiano informó, además, que 80 colegios subvencionados decidieron cerrar a partir de 2018, y que otros 146 pasarán a particulares pagados. Ello significa que 62 mil  alumnos serán afectados por la decisión del colegio, lo que llevará a muchas familias a buscar otro establecimiento educativo, ya que las matrículas subirán fuertemente.

“Que sea de 62 mil alumnos la matrícula de estudiantes cuyos colegios pasarán a ser pagados es grave, ya que en vez de pagar $20 mil,  $40 mil o $60 mil deberán pagar entre $150 mil y $180 mil”, afirma Herrera.

El diputado Walker admitió que en la Región de Coquimbo hay 15 colegios que pasarán a particular pagado,  que entiende la “angustia” de los apoderados, y que la ley “tiene problemas de implementación”.

Su colega Provoste, también defensora de la reforma escolar, le pide al Mineduc hacerse cargo de los sectores donde no hay oferta de colegios públicos. “Tenemos que ser capaces de garantizar a las familias que hoy están viviendo esta incertidumbre, que mientras no tengamos oferta pública efectiva no podemos implementar esta condición en esas regiones”, dijo la diputada DC a La Segundaayer.

El diputado de la UDI Jaime Bellolio le advirtió a la ministra Delpiano que si en las próximas semanas no entrega soluciones, la interpelará.

Fuente: ellibero.com

 

 

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: