Nacional Pais

Tragedia en Mendoza: Los testimonios apuntan al chofer del bus

Tres menores que se dirigían a un campeonato deportivo fallecieron tras el volcamiento del bus. Un sobreviviente afirmó que “la gente gritaba porque el conductor iba muy rápido”.

Matías Vidal Pérez, de 13 años, recorrió varios países gracias al fútbol. Fue uno de los goleadores del torneo “Internacional United World Games”, realizado en junio de 2017 y, junto a sus compañeros de la Selección Sub 13 de Villarrica, logró ser campeón de la competencia.

Matías, proveniente de Licán Ray, es una de las tres víctimas fatales del accidente que protagonizó un bus de la empresa Meltur en la madrugada de este viernes, en el que viajaba una delegación deportiva chilena de la escuela de fútbol Colo-Colo Lo Boza, de la comuna de Quilicura. El hecho se produjo pasadas las 03.00 y en la ruta argentina N-7, en el sector Las Cuevas, en la provincia de Mendoza. El destino final del viaje era Paraguay.

Jonathan Muñoz Añulef, de 16 años, estudiante de 3º medio en el Liceo San Agustín de Licán Ray, también falleció tras el volcamiento. Su padre, Jonathan Muñoz, sostuvo durante la mañana que “voy camino a Santiago, para ver todo el trámite que hay que hacer, del traslado”.

La tercera víctima fue identificada como Javiera Collel Arenas, de 10 años, quien viajaba con su madre.

El subjefe de la Policía Vial de Mendoza, Fabián Becerra explicó al portal Mendoza On Line que el accidente se produjo luego de que el conductor “intentó evitar el choque frontal y, producto de eso, rozó al otro bus brasileño sin pasajeros y desbarrancó en ese sector de alta montaña”.

Jason Contreras, de 18 años, uno de los sobrevivientes del accidente, afirmó al diario mendocino ‘Los Andes’ que “el bus venía muy rápido. Empezó a adelantar camiones en las curvas. La gente le gritaba que venía muy rápido. Cuando pasamos la frontera, quiso adelantar a un camión. Y se tiró hacia el lado; ahí fue cuando nos tumbamos. Vi cómo explotaban los vidrios. Todo. Después salimos y vimos a toda la gente llorando”.

La madre de Jason, Ruth Rozas, confirmó que “apenas llegamos a Argentina el chofer quiso adelantar un camión, pero le tocó un bus de frente, él se tiró a la orilla y empezamos a dar vueltas. Quedamos todos colgados, no podíamos salir y fallecieron tres que iban con nosotros”.

Otro de los sobrevivientes fue Mario Olguín, de 23 años, quien viajaba en el vehículo como profesor de los menores. “Son niños que vienen ilusionados, viajan en busca de oportunidades, de sueños”, describió Olguín al diario Los Andes, tras salir del hospital con una lesión en su ojo izquierdo.

Respecto de la responsabilidad del conductor en el hecho, el deportista señaló: “Recuerdo todo. Yo iba despierto todo el camino. El chofer fue muy imprudente, más allá del accidente en sí”.

Autoridades trasandinas también apuntaron a la posible responsabilidad del chófer y acusaron un “exceso de confianza” en los conductores que circulan habitualmente por la ruta.

Así lo indicó el subsecretario de relaciones institucionales del Ministerio de Seguridad, Néstor Majul, quien señaló que “hay un exceso de confianza, como conocen tanto esa ruta toman esas decisiones en un segundo. No creo que ese chofer haya querido provocar este accidente”.

En tanto, Alicia Meléndez, vocera de la empresa Meltur, explicó que “los choferes tienen años de experiencia. El bus venía llegando con una delegación de Brasil hace algunos días atrás. Se trata de un bus nuevo con capacidad para 44 pasajeros”.

Tras el accidente, el Ministerio de Salud informó que el accidente dejó como resultado tres personas fallecidas, 34 lesionadas, de las cuales 22 fueron categorizadas como “pacientes leves o moderadas” y 12 se encuentran en estado grave de salud.

El viaje

Jessica Morales, madre y esposa de dos accidentados, contó, mientras hacía una pausa en su viaje hacía Mendoza para ver el lugar del accidente que sus familiares, que toda la familia tenía mucho entusiasmo con este viaje. “Anoche salieron de Santiago como a las 23.00, nosotros los fuimos a dejar al bus y venían felices y entusiasmados. Eran niños con muchas ganas y energía, deportistas y pasó esta tremenda desgracia”, dijo, sin lograr contener el llanto. Si bien, su hijo y su marido se encuentran fuera de riesgo vital y con diferentes lesiones, la tristeza por la tragedia embarga a todas las familias de los afectados.

Mientras tanto, los familiares que se encontraban en el país, aseveraron que nunca tuvieron información desde la empresa de buses.

No obstante, hacia el mediodía, la firma dispuso de un bus para que 16 familiares partieran a Mendoza a reencontrarse con sus parientes.

En tanto, los padres y familiares de los niños provenientes de la Región de La Araucanía viajaron desde Villarrica y Licán Ray para trasladarse hacia las dependencias de la empresa de buses en la comuna de Estación Central. Tras ser recibidos por los encargados de la firma, un segundo bus partió con rumbo a Argentina con otros seis familiares.

Al salir de la reunión, Víctor Rojas, tío de Jonathan Muñoz, señaló que les informaron que “los otros jóvenes que están con heridas leves o fuera de peligro de muerte van a ser trasladados a Chile en el transcurso de las próximas horas. Las personas que están fallecidas van a quedar allá esperando a que se de la orden y el papeleo que hay que hacer para que sean trasladados quizás mañana o pasado, no sabemos todavía”.

Desde la Cancillería afirmaron que “prestarán todo el apoyo en los trámites consulares, los certificados de defunción y la repatriación”.

 

Fuente: La Tercera.

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: