Mundo

Tropas estadounidenses permanecerán en Afganistán post-mandato de Obama

En un comienzo el presidente de Estados Unidos había previsto retirar al grueso de sus tropas a finales del 2016, pero jefes militares señalaron que los afganos necesitan ayuda adicional para derrotar a los talibanes.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, mantendrá 5.500 soldados en Afganistán cuando deje el cargo en 2017, dijeron altos cargos del gobierno. Con esta decisión, Obama incumple su promesa de terminar la guerra en el paí­s asiático durante su mandato y pasa la resolución del conflicto a su sucesor.

En un principio, Obama habí­a previsto retirar al grueso de sus tropas del paí­s, salvo por un pequeño destacamento que se mantendrí­a en la embajada, a finales del próximo año, coincidiendo con el final de sus ocho años en la Casa Blanca. Pero los jefes militares argumentaron durante meses que los afganos necesitan ayuda adicional y apoyo de Estados Unidos para derrotar a los talibanes, que han resurgido en el paí­s, y mantener los avances logrados en los últimos 14 años.

Se espera que el presidente anuncie los cambios en las próximas horas desde la Casa Blanca.

Las fuentes anticiparon los cambios bajo la condición de anonimato por no estar autorizadas a hablar públicamente del asunto antes del anuncio presidencial.

Funcionarios del gobierno empezaron a insinuar los cambios hace semanas, al advertir que la situación en el terreno ha cambiado desde que Obama tomó la decisión inicial, hace dos años, de acelerar el retiro de las fuerzas. La Casa Blanca cuenta además con un aliado más confiable en el presidente afgano Ashraf Ghani que en su veleidoso antecesor Hamid Karzai.

“El relato de que nos vamos de Afganistán es contraproducente”, dijo el secretario de Defensa Ash Carter el miércoles en un discurso a la Asociación del Ejército. “No lo hacemos, no podemos y hacerlo serí­a renunciar a aprovechar los éxitos obtenidos últimamente”.

Si bien las fuentes dijeron que la polí­tica para Afganistán estaba siendo revisada desde hace meses, la decisión de Obama de dejar en el paí­s más fuerzas que lo previsto se vio reforzada cuando milicianos del Talibán tomaron la estratégica ciudad norteña de Kunduz a principios del mes pasado, lo que dio lugar a una batalla prolongada con fuerzas afganas en el terreno con apoyo aéreo de Estados Unidos. Un ataque aéreo que alcanzó un hospital mató a 12 voluntarios de Médicos Sin Fronteras y 10 pacientes.

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: