Nacional Pais

Últimos 16 meses: El 30% de los menores registró más de un arresto

Según cifras de Carabineros, entre enero de 2017 y el 30 de abril de este año, 6.899 adolescentes fueron aprehendidos más de una vez. Gobierno alista cambios a legislación para endurecer penas a jóvenes infractores.

El “Danielito” (17), antes de entregarse a la policía por su supuesta autoría del crimen del carabinero Óscar Galindo (ver página 4), fue arrestado cinco veces por la comisión de otros ilícitos. Su caso no es ajeno, y lejos de ser una excepción en el sistema, es algo que se mira con preocupación, desde Carabineros y el gobierno.

Según las cifras del Departamento de Análisis Criminal (DAC) de Carabineros, entre enero de 2017 y el 30 de abril de 2018, de un total de 23.443 menores detenidos, 6.899 fueron arrestados más de una vez (ver infografía). En términos porcentuales, un 29,4% cayó en manos de la policía por su presunta participación en delitos en reiteradas oportunidades.

La situación de los menores infractores actualmente está regulada por la Ley de Responsabilidad Adolescente (RPA). Esta norma establece un sistema de responsabilidad para los adolescentes entre 14 y 17 años que violen la ley, y entre sus principales objetivos está reinsertar a los jóvenes que delinquen.

Para el general director de Carabineros, Hermes Soto, el alto número de detenciones de menores con múltiples arrestos “es una situación que tendrá que revisarse a nivel del Parlamento, y espero definitivamente, si es necesario hacerlo, que se haga de la manera más adecuada”.

Las principales características de esta norma es que fija fiscales y defensores especializados para participar en el proceso judicial de un menor. Además, establece programas de reinserción, y decreta la responsabilidad penal desde los 14 años, distinguiendo dos segmentos: 14 a 16 y de 16 a 17 años. Las penas privativas de libertad solo se establecen para delitos más graves.

Una de las intenciones del gobierno es modificar esta ley, para que los jueces tomen como una agravante el que un imputado adulto haya participado en delitos cuando era menor.
Cambios a la ley

Según explicó a La Tercera la subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell, “estamos trabajando para la modificación a la Responsabilidad Penal Adolescente para endurecer las penas, porque entendemos que el estatuto que tenemos hoy día no es suficiente para asegurar la calidad de vida y la seguridad de todos los chilenos y chilenas”.

Además, señaló que “lo importante hoy es que existe, lamentablemente, una situación de costo y beneficio que es favorable para los delincuentes que están entre los 16 y 18 años, porque cuando tienen que enfrentar una condena, esta no es efectiva, no es dura, y por lo tanto, eso no funciona como disuasivo, sino que todo lo contrario: a veces pareciera ser que es más fácil delinquir que trabajar, estudiar y obviamente reinsertase, que es lo que el Estado espera”.

La subsecretaria explicó que las medidas que se están trabajando para modificar esta ley deben ser complementadas con un sistema de prevención temprana y así interrumpir las carreras delictuales que comienzan de temprana edad.

“Estamos focalizando el esfuerzo en generar e ingresar a los sectores más complejos para poder trabajar con la comunidad, generar terapias multisistémicas, trabajar para que estos jóvenes que viven en una vulnerabilidad delictual no cometan delitos y puedan enderezar su vida. Hoy día, la norma vigente evidentemente no está a la altura de las necesidades en materia de seguridad que tiene la ciudadanía”, explicó Martorell.

En la radiografía realizada por la policía uniformada se detalla que en los últimos 16 meses, 46 menores fueron detenidos más de 20 veces; 317 fueron arrestados más de 10 veces y 6.536 fueron aprehendidos entre dos y nueve veces.

Para el director de la Unidad Especializada en Responsabilidad Penal Adolescente y Delitos Violentos de la Fiscalía Nacional, Rolando Melo, “falta un verdadero sistema de justicia juvenil especializado, con recursos reales y tangibles. Se debe fortalecer la intensidad de las medidas cautelares no privativas y su control judicial. La ley tiene defectos importantes y se refieren al tratamiento por hecho delictivo, sin considerar el historial del adolescente, lo que puede traer como consecuencia la aplicación de sanciones que no tendrán ningún efecto un caso determinado”.

En ese sentido, en el Ministerio Público se maneja información que da cuenta de que en los últimos años la cantidad de delitos cometidos por menores, en promedio, ha aumentado un 50%. Es en base a esto que el fiscal nacional, Jorge Abbott, dictó instrucciones para intensificar la persecución penal respecto de adolescentes que reiteran en el delito.

Sobre la posibilidad de aumentar las sanciones a los menores infractores, Melo indicó que “en los delitos graves deben aplicarse sanciones ejemplificadoras que responsabilicen al condenado y, en su aplicación, debe haber mayores cortapisas legales para evitar su sustitución anticipada por penas menos intensas”.

Agregó que “son varios los cambios requeridos, pero a modo de ejemplo, consignar expresamente la incorporación al registro de ADN de condenados adolescentes por delitos graves, hacer procedente la internación provisoria en casos de mediana gravedad cuando otras medidas han sido insuficientes, poder aplicar la reincidencia en todos los casos, agravar la sanción cuando se condena por varios delitos a una pena única y no a varias incompatibles”.

Otro caso

El crimen de una mujer asaltada en su casa de La Reina, en mayo de este año, si bien no fue perpetrado por un menor, su prontuario policial daba cuenta del inicio de una carrera delictual temprana. El presunto imputado del homicidio tiene 18 años, y según los registro que manejan las policías sobre él, tenía 21 detenciones previas.

En su caso, el gobierno llamó a los jueces a “no tener más excusas” e incluso el Ejecutivo anunció que en un eventual juicio oral solicitaran la condena perpetua del imputado.

Para el gerente de la Fundación San Carlos de Maipo, Marcelo Sánchez, “si bien entre 5% y 7% solamente continúa trayectorias delictivas cuando adultos, ellos se transforman en prolíficos. Ahora, una muy mala combinación es el consumo de drogas vinculado en un porcentaje importante a sus delitos. Además, al no contar con una oferta para los niños inimputables menores de 14 años, son incivilizados por el sistema”.

En tanto, para el director ejecutivo de la Fundación Paz Ciudadana, Daniel Johnson, el aumento de penas no es una solución: “El efecto que sí tiene es inhabilitar a esa persona por más tiempo, pero en la práctica, los delitos que cometen antes de llegar a un homicidio son principalmente contra la propiedad, y ese tipo de delitos no tendrá condenas tan largas. Estará preso, pero va a salir igual, y el aprendizaje que obtienen en la cárcel es muy alto, y la probabilidad de volver a delinquir es altísimo”.

En el Ejecutivo no están ajenos a la urgencia de trabajar en la reinserción juvenil, razón por la que miran desde cerca la tramitación del proyecto que busca crear un nuevo Servicio de Reinserción Juvenil, situación acordada en el último Acuerdo Nacional por la Infancia.

En cuanto a los detenidos más de una vez, pero a nivel general, menores y adultos incluidos, el registro de Carabineros da cuenta que el 23% de los arrestados, entre enero de 2017 y abril de este año, fue aprehendido más de una vez. Según estiman en Carabineros, estos podrían estar involucrados en cerca del 80% de los delitos cometidos en el país.

 

FUENTE: LA TERCERA

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: