Nacional Pais

Un promedio de 655 días esperaron las personas que murieron teniendo una atención AUGE pendiente

Más de 11 mil pacientes fallecieron sin recibir la prestación incluida en el Plan AUGE que les correspondía. Los que más tiempo pasaron esperando fueron usuarios de Aysén y Los Ríos.

Doce días era el plazo legal para que un niño de ocho años con cáncer comenzara sus sesiones de radioterapia, prestación incluida en el Plan AUGE. Sin embargo, según datos Fonasa, pasaron años sin que conste el inicio de su tratamiento garantizado. Luego de 3.210 días, es decir más de ocho años después de que se le indicó someterse a radioterapia, el joven falleció en mayo de 2015 a los 16 años sin que haya registro de que recibiera la atención.

Este no es el único caso de un paciente que murió mientras aguardaba una prestación incluida en el Plan AUGE, que pone plazos máximos para resolver los problemas de salud de las personas, a lo que se denomina garantía de oportunidad. Según un oficio de Fonasa a la diputada independiente Karla Rubilar, en total, 11.798 personas murieron teniendo una garantía de oportunidad AUGE retrasada desde que se implementó la política pública en 2005.

En el documento, la entidad estatal explica que la causa de las muertes no necesariamente está ligada a la enfermedad por la que estaban esperando una atención los pacientes. Ese es precisamente uno de los puntos que debe aclarar una comisión médica asesora convocada por el Ministerio de Salud, cuyo informe final se entregará a las autoridades los próximos días.

Según el oficio, en promedio, los pacientes fallecieron cuando llevaban un promedio de 655 días esperando su atención AUGE. Pero hay esperas mucho más prolongadas. Existe el caso de una persona de 62 años que esperaba por tratamiento de cataratas desde el 1 de julio de 2005. El hombre de Puchuncaví murió el 10 de febrero de 2017 habiendo esperado 4.242 días.

“Aunque la ley establezca plazos, estos no se cumplen, porque el sistema y sus recursos no dan abasto”, dice el director del Instituto de Salud Pública de la Universidad Andrés Bello, Héctor Sánchez.”A pesar de que reciben más plata ha bajado la productividad de los profesionales”, agregó. El presidente del Departamento de Políticas Públicas del Colegio Médico, Roberto Estay, agrega que “la coordinación en distintos niveles de la red no es la que debiéramos tener”.

Fuente: Emol.com

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: