Deportes

Valentina González, la joven “mascota” de los Miranda que ya suma oro en Odesur y 4 finales panamericanas

Con 16 años y 6 meses la esquiadora náutica es la segunda más chica del Team Chile. Quienes trabajan con ella destacan su mentalidad ganadora y la experiencia que ha adquirido estando al lado de los máximos exponentes de su especialidad.

TORONTO.- Terminó llorando. En un principio no quería que nadie la mirara. Quería absorber la frustración que sentía al no haber conseguido medalla en el esquí náutico en los Juegos Panamericanos Toronto 2015.

Se trata de Valentina González, la joven de 16 años y 6 meses que se ilusionó con colgarse una presea panamericana. Ya tiene una de oro, otra de plata y dos de bronce conseguidas en los pasados Odesur. Pero pese a su corta edad, ella va por más, no se conforma con haber clasificado a las finales de las cuatro disciplinas que disputó.

A su lado tiene a dos de los mejores exponentes de su disciplina, los hermanos Felipe y Rodrigo Miranda. “Venimos trabajando hace años. Desde este 2015 formamos un equipo más grande, más fuerte. Me dicen que soy la mascota. Me molestan por ser chica, para mí son unos hermanos grandes”, revela a Emol al deportista.

“Valentina es una gran competidora, tiene la característica que es muy fuerte mentalmente y cuando llega el momento de competir saca una actitud increíble. Es de esos deportistas que se prenden compitiendo, eso es algo que viene de la cuna, no que se haya trabajado, su entrenador lo explota muy bien”, valora el psicólogo deportivo Enrique Aguayo.

González comenzó muy chica en esto del esquí náutico y desde siempre ha estado ligada a los Miranda. “Le facilita mucho trabajar con los Miranda, viaja a Estados Unidos con ellos, gana experiencia. La conocen desde chica, desde que comenzó a esquiar”, agrega José Luis, su padre.

Y para Rodrigo y Felipe es una más del equipo, pero también es como su hermana chica. “Para ella es muy motivante estar en un equipo de gente grande. Se mantiene al mismo ritmo de nosotros de entrenamiento, de trabajo físico, es muy fuerte de cabeza. Lo da todo por el esquí, se muere por esto”, comenta “Toti”.

La joven cursa tercero medio en el colegio La Misión de Calera de Tango, pero este segundo semestre lo realizará en Estados Unidos para seguir perfeccionándose.

Su sueño es quedarse en Norteamérica para estudiar kinesiología, una decisión que no tiene la aceptación rotunda de sus padres. “Ahí tenemos una disputa, ella dice que quiere estudiar kinesiología en Estados Unidos y por su ranking hay varias universidad que podrían recibirla, pero uno quiere que esté en la casa”, agrega José Luis.

Se seca las lágrimas. Sabe que estos son los primeros de muchos Panamericanos que le quedan…

Fuente: emol.com

 

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: