Nacional Región Tendencias

Víctor Bustos, el científico chileno que podría crear un tratamiento para el Alzheimer

Si bien aún se encuentran en los primeros pasos para lograr un fármaco que contribuya con los pacientes de esta enfermedad, el reciente hallazgo permite “controlar” la creación de placas en el cerebro.

Un científico chileno está en el centro de la atención médica esta semana luego de la publicación de dos investigaciones que podrían significar un posible tratamiento para el Alzheimer, una enfermedad que por ahora no tiene cura ni método para disminuir sus síntomas.

El experto de 38 años, oriundo de San Carlos, en la Región del Biobío, comenzó su formación profesional en 1996 cuando comenzó su licenciatura en Bioquímica en la Universidad Católica de Chile, para continuar con sus estudios de posgrado en la Universidad de Chile, en la que obtuvo su doctorado en biología molecular en 2005.

Ahora, sus más recientes investigaciones han marcado un punto de inicio para la creación de un fármaco que podría ayudar a los pacientes de Alzheimer incluso antes de que comiencen a mostrar los primeros síntomas.

“Pensamos que nos habíamos equivocado, así que tuvimos que repetir varias veces el experimento para comprobar que no era un error”, asegura a El Mercurio el bioquímico que ahora se desempeña como investigador senior del Centro Fisher para la Investigación del Alzheimer de la Universidad Rockefeller en Nueva York.

El hallazgo de Bustos remarca el efecto de la proteína presenilina 1 (PS1) en la fabricación de beta-amiloide, que no sólo puede aumentarlo, sino también destruyendo estas placas responsables del avance de la patología en los pacientes, a través de una modificación química.

“Por primera vez observamos que en la proteína PS1 hay un equilibrio entre síntesis y destrucción del beta-amiloide, lo que abre un nuevo blanco terapéutico para combatir la enfermedad de Alzhéimer”, señala el científico.

“Estamos hablando de la posibilidad de crear una pastilla que las personas puedan tomar para prevenir la enfermedad”, asegura Bustos.

Este científico nacional, que trabaja en el Centro Fisher desde 2006, se educó en la Escuela Básica n° 1 y el Liceo Politécnico n° 4 de San Carlos, en el sur del país y asegura que “tuve vocación de científico desde que tengo memoria. No recuerdo un momento en que no haya querido ser científico”.

Fuente: Emol.com

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: