Pais

Walker sigue leyendo debilidad de gobierno y levanta ofensiva por exclusión de privados en primer año de gratuidad

El integrante de la comisión de Educación del Senado dijo que “lo que no puede ser es que el ajuste sea sin equidad, dejando fuera a los alumnos y familia vulnerables sólo por el hecho de no pertenecer a las instituciones del Cruch. Eso sería atentar contra el principio de equidad, que es la medida de nuestro compromiso”.

El ex presidente de la DC y senador, Ignacio Walker, continúa leyendo la debilidad del gobierno, cuestionando en duros términos la decisión tomada por el Ejecutivo de incluir en la primera etapa de la gratuidad en la educación superior solamente a las universidades pertenecientes al Consejo de Rectores (Cruch) y excluyendo a los planteles privados.

El debate sobre el tema se abrió nuevamente dentro del oficialismo y la oposición, luego que el martes pasado, el Mineduc reafirmara la determinación anunciada el 21 de mayo pasado por la Presidenta Michelle Bachelet y tras los comentarios hechos por el ex titular del Ministerio, Nicolás Eyzaguirre, en el sentido de revisar esa medida.

Por ese motivo, al interior de la falange emplazaron al gobierno a reevaluar los criterios que se aplicarán en esta materia, calificando la medida de “arbitraria” y “discriminatoria”.

De acuerdo a lo que consigna La Tercera, la decisión implica que para el 2016 la gratuidad cubrirá exclusivamente a los estudiantes de los tres primeros quintiles, un 60% de menores recursos, de las universidades pertenecientes al Cruch y a los Centros de Formación Técnica (CFT) e institutos profesionales acreditados y sin fines de lucro.

Con lo anterior, queda fuera las universidades privadas y los CFT e institutos profesionales que tengan fines de lucro.

Walker explicó que “quiero pedirle formalmente a mi gobierno que reconsidere la medida y que revise sus criterios, porque es discriminatorio”.

El integrante de la comisión de Educación dijo que “lo que no puede ser es que el ajuste sea sin equidad, dejando fuera a los alumnos y familia vulnerables sólo por el hecho de no pertenecer a las instituciones del Cruch. Eso sería atentar contra el principio de equidad, que es la medida de nuestro compromiso”.

Walker fue uno de los más duros opositores a la reforma educacional, especialmente a la gratuidad, ya que criticó en diversas ocasiones a La Moneda por las prioridades establecidas en el proyecto que, a su juicio, no apuntaban hacia un mejoramiento de la educación.

Durante una reunión sostenida en junio de 2014 con directores de establecimientos particulares subvencionados, Walker había expresado que “la DC apoya a la clase media, la libertad de enseñanza y la educación particular subvencionada… Ustedes no están solos. Pueden contar conmigo, como senador, y con la Democracia Cristiana”.

El senador DC era el mejor aliado de la Corporación Nacional de Colegios Particulares Subvencionados (Conacep) y liderado la disidencia dentro de la Nueva Mayoría, sintonizando con las posturas del gremio.

Así, el ex timonel de la DC defendió la provisión mixta –pública y privada– en la educación, la libertad de enseñanza y de los padres para poder elegir, y con una retribución justa para que los sostenedores de colegios subvencionados puedan recuperar su inversión, rechazando también que el Estado compre colegios y se transforme en un “gestor inmobiliario”.

Por su parte, la primera vicepresidenta de la DC y jefa del comité de senadores del partido. Carolina Goic, valoró el llamado hecho por la ministra Adriana Delpiano al diálogo y “en ese mismo espíritu le pedimos reconsiderar esta medida, mirando cómo podemos hacer más inclusiva la partida de la gratuidad en la educación superior”.

En tanto, la Alianza también cuestionó la medida y anunció que pedirá una sesión especial en la Cámara de Diputados para analizar la situación, cuyo objetivo es que asista la ministra Delpiano para enfrentar el tema.

A su vez, la diputada del PC y presidenta de la comisión de Educación de la Cámara, Camila Vallejo, explicó que la medida implica sólo la primera fase del proceso de gratuidad, añadiendo que “comparto que la decisión de inyección de recursos hacia las instituciones sea bajo un nuevo marco regulatorio y exigencias”.

“El 2016, por Ley de Presupuesto, sin este marco regulatorio, se va a garantizar la gratuidad hacia los primeros deciles, donde esté el mínimo de garantías de que no lucren y que estén acreditadas. Si no hay marco regulatorio, no comparto esa medida (incorporar a universidades privadas), porque puede ser una irresponsabilidad fiscal. Esto es sólo un piso, no el techo”, mencionó.

 

Fuente: El Mostrador.

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: