Nacional Pais

Nuevo INE deberá rendir cuentas al Senado

En general, los parlamentarios valoraron la nueva propuesta, pero lo encontraron insuficiente, apuntando principalmente a la autonomía y fiscalización. Los técnicos también tuvieron dispar apreciación. Entre los cambios, se evalúa también crear un banco de datos para unificar las estadísticas.

-El gobierno presentó finalmente ayer a la Comisión de Hacienda del Senado los cambios que impulsará para dotar de mayor autonomía al Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

Y tal como lo adelantó PULSO, el Ministerio de Economía se inclinó por un modelo, para su gobierno corporativo, similar al de la Comisión para el Mercado Financiero (CMF).

En su exposición, el ministro José Ramón Valente, explicó que el nuevo INE estará conformado por un consejo de cinco integrantes. El timonel de esa instancia será nombrado por el Presidente de la República y tendrá un plazo de permanencia de cuatro años. Los cuatro restantes consejeros serán nominados también por el Mandatario, pero ratificados por el Senado. Su plazo de permanencia será de 6 años, y su renovación se realizará por un intervalo de 3 años.

Valente añadió que las funciones del presidente del consejo serán a tiempo completo, ya que también ejercerá como jefe de servicios. Siguiendo el modelo de la CMF, el presidente del consejo podrá nombrar un “gerente general” para que colabore en labores administrativas, similar a las funciones que realiza el Intendente de Administración General de la CMF. Su remuneración será de $9.838.809, un 30% superior a los $7.532.018 que actualmente gana el director del INE, Guillermo Pattillo, pero por debajo $ 12.505.858 que recibe el presidente del Banco Central.

El resto de los consejeros tendrán jornada parcial y su dieta ascenderá a 20 UF por sesión ($550.000) con un máximo de máximo de 120 UF ($3.187.000) mensual. Esto también es superior a los recursos propuestos en las iniciativas anteriores.

De acuerdo con el gobierno, el nuevo INE informará una vez al año al Senado su cuenta pública. Asimismo, presentará al Senado un informe que incluya las políticas y programas desarrollados, sus resultados, y sus propuestas para el siguiente período. El Instituto también estará sometido a la fiscalización de la Contraloría, pero sus resoluciones estarán exentas del trámite de toma de razón.

Banco de datos. A semejanza del modelo de Dinamarca, el proyecto del Ejecutivo también propondrá crear un banco de datos para que las bases estadísticas del Estado puedan ser usadas por todos los ciudadanos. El objetivo es que este banco de datos es que mantenga las estadísticas que se llevan a cabo en las distintas reparticiones del Estado, como la Casen.

Recepción de autonomía
En general los parlamentarios valoraron la nueva propuesta, pero lo encontraron insuficiente. “El INE no puede tener autonomía política, y en este modelo no queda claro a quien deberá rendir cuenta, sobre todo de los cambios metodológicos que haga”, acotó el senador Carlos Montes (PS). Mientras que su par Jorge Pizarro (DC) cuestionó que el titular sea nombrado por el Presidente, “si vamos a dar autonomía, que sea completa y que todos los nombramientos del consejo pasen por el Senado y el presidente sea elegido entre ellos. Es un tanto rara la figura de que sea al mismo tiempo director del servicio”. Entre los técnicos también hubo una dispar apreciación. Tomás Flores, investigador de LyD, subrayó que “el modelo de Banco Central es más adecuado, en donde hay consejo de 5 miembros, ratificados por el Senado”. Criticó, además, la eliminación del comité de ministros, puesto que esos son los principales usuarios de estadísticas y por tanto, deben ser escuchados por el INE autónomo para poder diseñar el plan estadístico anual”. El economista de Gemines, Alejandro Fernández, en tanto, valoró la fórmula de nombramiento del consejo. “Le da una orientación más técnica y más independiente posiblemente”.

 

 

FUENTE: LA TERCERA

Escribir un comentario

A %d blogueros les gusta esto: